Cuba dispone de los recursos humanos y la experiencia necesarios para atender el brote de cólera localizado en la ciudad oriental de Manzanillo, dijo hoy un alto funcionario del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) de la isla.

"Tenemos todos los recursos humanos preparados para trabajar. En toda Cuba hay médicos que tienen la experiencia de estar aquí y allá y en miles de situaciones epidemiológicas en el mundo", declaró a Efe el viceministro Roberto González, tras asistir a un encuentro de médicos graduados de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) de La Habana.

El brote de cólera fue detectado en junio pasado en Manzanillo, localidad de 130.500 habitantes de la provincia Granma, situada a unos 900 kilómetros al este de La Habana, donde se han reportado la mayoría de los 158 casos informados hasta ahora por el MINSAP.

El viceministro González señaló que Cuba tiene médicos trabajando en más de 60 países del mundo, pero "aquí tenemos los necesarios para atender a nuestra población", incluidos integrantes de la brigada que prestó servicios en Haití cuando se produjo la epidemia de cólera y "ahora están trabajando en la situación nuestra".

"Hay un brote, una situación epidemiológica que se ha controlado, se han tomado todas las medidas y no hay otros nuevos casos ni ningún otro problema", sostuvo.

Asimismo afirmó que Cuba "tiene toda la experiencia para atender esta situación epidemiológica completa", y apuntó que "hay viajeros que pueden venir de lugares infectados, y a pesar del control de frontera, como muchos países del mundo", están "abiertos a que penetre una infección".

"La vigilancia epidemiológica nuestra ha sido muy eficiente y cuando entra o detectamos un caso se hacen todas las medidas de control sanitario para ese caso y en esa región proteger a toda la población", añadió.

El 3 de julio el Gobierno cubano informó por primera vez de la aparición de la enfermedad con 53 casos y tres fallecimientos.

En su último parte divulgado el 14 de julio, el MINSAP dijo que "el brote epidémico de transmisión hídrica" se encontraba disminuyendo y añadió que no existía "diseminación" de la enfermedad porque la aparición de "casos aislados" en otras regiones se debía a personas infectadas en Manzanillo.

Como medidas preventivas, las autoridades sanitarias de Granma han prohibido el uso de pozos, distribuyen un compuesto químico para purificar el agua, y realizan llamamientos constantes a hervir el agua, cocinar bien los alimentos y lavarse las manos.

Además suspendieron las fiestas de carnaval de Manzanillo y Bayamo, ciudad capital de Granma, "para evitar la propagación de enfermedades", dijeron a Efe autoridades del Gobierno local.

La última epidemia de cólera en Cuba ocurrió en 1882 y los últimos casos se registraron poco después del derrocamiento del presidente Fulgencio Batista en 1959.