El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, condenó enérgicamente el "atentado terrorista" en la sede de la Seguridad Nacional de Damasco, que ayer causó varios muertos entre altos cargos del Gobierno, incluido el ministro de Defensa, Daud Abdelá Rayiha.

"El Gobierno Bolivariano quiere hacer llegar sus más sentidas palabras de condolencia al valiente pueblo sirio, y en particular a los familiares y allegados de las víctimas de este nuevo crimen", indicó la Cancillería venezolana en un comunicado.

El ministro de Defensa y el viceministro y cuñado del presidente Bachar al Asad, el general Asef Shauqat, murieron hoy por una "explosión terrorista suicida" en la sede de la Seguridad Nacional, en medio de una reunión de responsables ministeriales y de la policía sirias.

También falleció el general Hasan Turkmani, asistente del presidente sirio, Bachar al Asad.

La Cancillería venezolana señala que el atentado "ha sido precedido de masacres y atentados que buscan derrocar por la fuerza" a Al Asad, en una "ofensiva con la que pretenden agudizar el conflicto impuesto a este pueblo hermano".

Agrega que el Gobierno de Caracas "confía plenamente que el pueblo y las autoridades sirias sabrán hacer frente a esta campaña de violencia, dirigida a sembrar el terror y crear un ambiente de incertidumbre en el país".

Además, exhorta a la comunidad internacional a "evitar cualquier intervención armada que solo contribuiría a profundizar el conflicto en la República Árabe Siria", al tiempo que manifiesta su apoyo a "iniciativas que buscan una solución pacífica del conflicto que respete la soberanía y autodeterminación" del pueblo sirio.