El Banco Central de Brasil indicó el jueves que realizará nuevos cortes en la tasa referencial de intereses Selic para hacer frente a la crisis financiera global.

En condiciones de turbulencia internacional, bajo crecimiento interno e inflación en declive, se hace propicio un nuevo corte en la tasa Selic, que la semana pasada fue reducida a 8%, la más baja de la historia, dijo el banco en el acta de la última reunión de su Comité de Política Monetaria (COPOM).

"Incluso considerando que la recuperación de la actividad (económica) viene ocurriendo más lentamente de lo que se anticipaba, el COPOM entiende que (...) cualquier flexibilización en la política monetaria adicional debe ser conducida con parsimonia", señaló el acta de la reunión concluida el 11 de julio.

El documento alertó sobre el elevado nivel de incertidumbre en la economía mundial, con un estancamiento en Estados Unidos y el recrudecimiento de la crisis en Europa.

"Las perspectivas para la economía mundial se deterioraron, teniendo en cuenta la continuidad de la crisis europea, la desaceleración de China y la incertidumbre sobre la sustentabilidad del crecimiento en Estados Unidos", señaló el acta.

Agregó que la economía brasileña creció apenas 0,2% en el primer trimestre del año comparado con el período inmediatamente anterior, para un acumulado de 1,9% en los últimos cuatro trimestres medidos, con lo cual consideró que "creció abajo de su potencial".

En ese escenario, el Banco Central dejó abierta la puerta para nuevos cortes en la tasa Selic, lo que podría propiciar reducciones adicionales en las tasas de intereses cobrados por los bancos comerciales.

Los cortes en las tasas de intereses han sido un reclamo permanente de sectores empresariales, que consideran necesario abaratar el costo del crédito para evitar la desaceleración de la economía.

"Nosotros tenemos una situación de dificultad, la economía no está creciendo, este año (el crecimiento) no va a llegar a 2%, por eso tiene que bajar más la Selic", sostuvo Paulo Skaff, presidente de la Federación de la Industria del Estado de Sao Paulo.

La economía brasileña tuvo un crecimiento de 2,7% en 2011 y el gobierno ha dicho que espera una expansión mayor a esa para 2012.