El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy al Consejo de Seguridad que muestre su "responsabilidad" y le instó a actuar con urgencia ante la intensificación del deterioro de la situación en Siria.

Ban "sinceramente espera que los miembros del Consejo de Seguridad muestren su responsabilidad y actúen con sentido de urgencia y de forma colectiva y efectiva", señaló el portavoz del secretario general mediante un comunicado de prensa.

Asimismo indicó que "el secretario general toma nota de que el Consejo de Seguridad ha pospuesto a hoy sus deliberaciones ante los dramáticos acontecimientos en Damasco".

El máximo órgano internacional de seguridad accedió el miércoles a la petición del enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Kofi Annan, para retrasar hasta hoy la votación de un proyecto de resolución occidental que amenaza con imponer sanciones al régimen sirio, y al que Rusia se opone.

La violencia por parte del régimen sirio se intensifica en el país, donde al menos otras 70 personas murieron hoy, la mayoría en Damasco y en su periferia, por la represión de las fuerzas gubernamentales, según denunciaron los grupos de la oposición.

La Comisión General de la Revolución Siria anunció que al menos 71 personas murieron, mientras que los Comités de Coordinación Local sitúan la cifra de fallecidos en 77 y la red Sham, en 93.

Los rebeldes sirios asestaron el miércoles el mayor golpe desde marzo de 2011 contra el régimen del presidente Bachar al Asad, con el atentado contra la sede de la Seguridad Nacional en Damasco, que costó la vida al ministro y viceministro de Defensa, además de a un asistente presidencial.

Desde que los enfrentamientos entre las fuerzas del régimen de Al Asad y los grupos de oposición comenzaran hace casi 17 meses, han muerto más de 15.000 personas, además de haber causado varias decenas de miles de refugiados y de que más de un millón de personas esté en necesidad de asistencia humanitaria de urgencia, según datos de la ONU.