Un nuevo indicio de recuperación económica en el mercado de la vivienda e informes positivos de ganancias de grandes compañías impulsaron el miércoles a la Bolsa de Valores de Nueva York por segundo día consecutivo.

El índice industrial Dow Jones cerró con una ganancia de 0,8%, equivalente a 103,16 puntos, en 12.908,70, mientras que el Standard & Poor's 500 subió 0,7%, 9,11 unidades, a 1.372,78. El compuesto Nasdaq ganó 1,1%, 32,56 puntos, y cerró en 2.942,60. El Dow Jones ha cerrado con ganancias sólo cuatro veces en los últimos 12 días de operaciones.

Los precios de los bonos del Tesoro de Estados Unidos subieron levemente debido a que la demanda de activos de bajo riesgo sigue fuerte. El rendimiento de los bonos a 10 años bajó de 1,50% a 1,49%.

Las acciones de tecnología avanzaron más que el resto del mercado después de que Intel sorprendió a los inversionistas al presentar un reporte con buenas ganancias.

Esas compañías, más algunas del sector industrial, fueron las responsables de gran parte de las ganancias del mercado.

El gobierno reportó un aumento de 6,9% en junio en el inicio de construcción de viviendas, su mejor nivel desde octubre de 2008.

Tres acciones ganaron terreno por cada una que retrocedió en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen de transacciones se mantuvo dentro del promedio, con 3.600 millones de títulos.

"El mercado espera malas noticias, por eso cuando no llegan, sube", dijo John Manley, estratega en Wells Fargo Advantage Funds. "Las ganancias (de las empresas) no han sido desastrosas para el trimestre".

En Europa, el índice británico FTSE 100 subió 1%, el DAX de Alemania ganó 1,62%, el CAC-40 de Francia aumentó 1,84% y el Ibex de España avanzó 0,5%.

En Hong Kong, el índice Hang Seng bajó 1,1%, el Kospi surcoreano perdió 1,5% y el australiano S&P/ASX 200 descendió 0,4%. El índice Nikkei 225 de Japón bajó 0,3% y el Shanghai de China ganó 0,4%.

Durante varias semanas, las grandes empresas han reducido los prospectos de grandes ganancias y los analistas en Wall Street, como respuesta, han bajado sus previsiones.

Todavía se prevé que las ganancias bajen, marcando la primera caída trimestral en casi tres años, aunque varias compañías han dado sorpresas placenteras.

Honeywell International, una gran empresa de tecnología y manufactura, reportó un aumento de 11% en sus ingresos del segundo trimestre, más de lo que esperaban los analistas, gracias a una mayor demanda de sus productos. Honeywell también subió sus previsiones de ganancias para todo el año y, el miércoles, sus acciones subieron 7% para cerrar en 58,18 dólares.

De las 65 empresas del índice S&P 500 que hasta ahora han emitido reportes trimestrales, 43 de ellas (66 han superado los estimados, de acuerdo con S&P Capital IQ. Esto es un poco mayor al 62% del promedio de largo plazo.

"Muchos de los riesgos — una economía anémica en Europa, la desaceleración en Asia — se han tomado en consideración en las expectativas de ganancias", indicó Talley Leger, estratega de inversiones en Macro Vision Research.

Las ganancias que reportó Bank of America decepcionaron a los analistas y sus acciones bajaron casi 5% hasta cerrar en 6,59 dólares. En contraste, una de las ganadoras del día fue Intel, cuyas acciones subieron 3% a 26,21 dólares.

Por otra parte, el precio del petróleo de referencia subió 65 centavos y quedó en 89,87 dólares por barril. En Londres el crudo Brent ascendió 1,16 dólares a 106,16 dólares por barril.

En el tipo de cambio, el dólar cerró en 1,2264 euros por dólar respecto de 1,2289 del martes. El yen cerró en 78,80 unidades por dólar desde 79,09 yenes en el cierre de ayer.