Jonathan Vilma, apoyador de los Saints de Nueva Orleans, tendrá una audiencia el próximo 26 de julio ante una jueza federal para decidir sobre el aplazamiento temporal o la retirada de la suspensión que el comisionado de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), Roger Goodell, le impuso por haber participado el problema de las recompensas ilegales.

El abogado de Vilma había pedido Helen Berrigan, jueza federal de distrito en Luisiana, que activará la solicitud de su cliente de lograr una restricción temporal o eliminación de la suspensión, antes del inicio de entrenamientos de la NFL, que comenzarán a partir del 23 de julio.

Vilma, que quería que la audiencia fuese para el jueves, dijo que su suspensión no tiene fundamento y acusó a Goodell, de dañar su reputación y causar un mal irreparable a su carrera.

El apoyador quiere asistir al campamento de entrenamiento para seguir recibiendo tratamiento por una lesión que sufre en la rodilla.

El jugador de los Saints especificó a través de documentos oficiales presentados ante la jueza que inició su rehabilitación después de recibir tratamiento de un médico en Alemania a principios de julio.

De acuerdo con el texto el jugador de los Saints recibió una recomendación del antesalista de los Yanquis de Nueva York, Alex Rodríguez, sobre un médico, cuyo procedimiento no está aprobado por la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, siglas en inglés) y por lo tanto no está disponible en territorio nacional.

En ese mismo documento, Vilma indica que "para continuar con mi rehabilitación es necesario que lo haga de manera supervisada y responsable", y agrega que "el preparador principal de los Saints, Scottie Patton, es la persona mejor calificada para ayudarme a volver a hacer lo que hago".

La NFL ha indicado que la reivindicación médica de Vilma no es correcta porque puede ser tratado por los médicos del equipo y preparadores físicos siempre que lo hagan fuera de las instalaciones del complejo de entrenamiento de los Saints.

Vilma y los otros tres jugadores suspendidos no se defendieron el pasado mes durante las audiencias que tuvieron ante Goodell y el comisionado mantuvo las suspensiones impuestas a los cuatro jugadores que fueron compañeros en los Saints.

El defensivo Will Smith continúa con los Saints, pero Anthony Hargrove se fue con los Packers de Green Bay y Scott Fujita pertenece a los Browns de Cleveland.