El gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) festejará mañana el 33 aniversario de la revolución nicaragüense, anticipando una victoria en los comicios locales de noviembre, pero a la expectativa de que Estados Unidos le conceda una dispensa de la que depende una cooperación millonaria.

El Ejecutivo convocó para este jueves a los sandinistas a partir de las 16.00 hora local (22.00 GMT) en la Plaza de la Fe Juan Pablo II, de Managua, para celebrar un nuevo aniversario del derrocamiento de la dictadura de los Somoza (1937-1979) con un acto de masas que encabezará el presidente del país y líder sandinista, Daniel Ortega.

"Estamos ante un acontecimiento histórico porque (el FSLN) ha conquistado la mayoría política" en Nicaragua, declaró a los medios oficiales Orlando Núñez, asesor para asuntos sociales de la Presidencia.

Los sandinistas, que han informado de que el acto de mañana será en honor a la "juventud de todos los tiempos", celebrarán la fecha con la mirada puesta en las elecciones locales del próximo 4 de noviembre, en las que se fijaron como objetivo ganar más de los 109 municipios en los que triunfaron en los anteriores comicios de 2008.

El Ejecutivo nicaragüense, sin embargo, sigue a la expectativa de que Washington anuncie a finales de julio si le aprueba una dispensa de cooperación conocida como "waiver de la propiedad", y de la que como mínimo dependen 220 millones de dólares en cooperación.

Estados Unidos ya negó a Nicaragua en junio pasado la dispensa del llamado "waiver de transparencia fiscal", a través de la que le exigía más claridad respecto al destino que Managua da a los fondos provenientes de la cooperación exterior.

Eso impidió que Washington le otorgase casi tres millones de dólares para distintos programas, a lo que Ortega respondió amenazando con cerrar otros proyectos de cooperación de EE.UU.

La concesión del llamado "waiver de la propiedad" está supeditado al avance que Washington considere que Nicaragua está logrando para resolver las reclamaciones pendientes por la confiscación de propiedades a ciudadanos estadounidenses durante el primer Gobierno sandinista (1979-1990).

Los sandinistas, además, celebrarán el 19 de julio acompañados por unos 138 delegados de los movimientos de izquierda de Latinoamérica, entre los que destacan el sacerdote y sociólogo belga François Houtart, quien ha dicho que el capitalismo tiene "un futuro absolutamente sin salida", pero "es todavía muy fuerte".

Por otro lado, el festejo coincidirá con una protesta que desde el pasado 21 de junio mantienen varios jóvenes opositores frente a la sede del Consejo Supremo Electoral (CSE), en el nuevo centro de Managua, y que denunciaron que dos hombres armados les exigieron suspender su manifestación antes del 19 de julio.

Ante el aniversario de la revolución, el disidente Movimiento Renovador Sandinista (MRS) emitió hoy un comunicado en el que acusa a Ortega de representar, como antes sucedió con los Somoza, "la corrupción y la impunidad", los "fraudes electorales", una amenaza "a las libertas públicas y la Constitución", y de concentrar con su familia un "poder autoritario".

El 19 de julio es un día de fiesta nacional que se celebra desde 1980, cuando fue decretado por el primer Gobierno sandinista para recordar el derrocamiento armado de los Somoza.