Los griegos no encararán nuevas medidas de austeridad este año, prometieron el miércoles los partidos políticos que respaldan al gobierno de coalición, aunque no descartaron nuevos recortes del gasto público en 2013.

Los líderes de tres partidos intentaron concretar una nueva ronda de reducciones por valor de 11.500 millones de euros (14.100 millones de dólares) exigidos por sus acreedores internacionales en 2013 y 2014, además de concretar las medidas de austeridad de este año, que están siendo ya incumplidas.

El primer ministro, Antonis Samaras, un político conservador, se entrevistó con los líderes del Partido Socialista e Izquierda Democrática tras fracasar cinco días de negociaciones ministeriales en su busca de reducciones presupuestarias.

Cuando Samaras ganó los comicios del 17 de junio prometió renegociar las medidas de austeridad impuestas al país por sus acreedores, pero a la postre podría verse obligado a reducir los beneficios públicos para ahorrar 11.500 millones de euros en el presupuesto.

Empero, los líderes partidistas prometieron dar un respiro a la población.

"Hemos decidido que no habrá nuevas medidas de austeridad en el año 2012", dijo el líder de Izquierda Democrática Fotis Kouvelis tras la reunión, aunque el ministro de Hacienda Yannis Stournaras se negó a descartar nuevos recortes presupuestarios el año próximo.

Kouvelis dijo que los planes financieros del gobierno se completarán en los próximos días.

"Se formulará una amplia propuesta para solicitar una renegociación" de las condiciones de austeridad impuestas al país a cambio de la ayuda internacional, agregó. Grecia pedirá más tiempo para alcanzar la reducción de su déficit.

Los inspectores de la deuda que representan a la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional regresarán la próxima semana a Atenas para constatar el cumplimiento de las medidas de austeridad.

___

En internet:

Supervisor del FMI: http://www.imf.org/external/pubs/ft/fm/2012/update/02/pdf/0712.pdf