A Estados Unidos le preocupa mucho que la creciente violencia en Siria esté "saliéndose de control rápidamente", afirmó el miércoles el secretario de Defensa Leon Panetta.

En una conferencia de prensa en el Pentágono, Panetta dijo que "es más esencial que nunca" que Estados Unidos y la comunidad internacional trabajen a través de Naciones Unidas para presionar al presidente sirio Bashar Assad a que deje el puesto y que a partir de allí comience una transición pacífica del poder.

Panetta estuvo acompañado por Philip Hammond, secretario de Defensa británico. Ambos expresaron su preocupación en torno a la seguridad del amplio arsenal sirio de armas químicas.

Una bomba estalló el miércoles durante una reunión de seguridad de alto nivel en la capital siria y mató al ministro de Defensa, así como al cuñado de Assad, en el golpe más letal al círculo del alto mando del gobierno desde que comenzó el alzamiento popular hace 16 meses.