Un récord de ocho millones de personas infectadas con el VIH en países pobres recibieron el año pasado tratamientos potencialmente salvavidas, dijo Naciones Unidas el miércoles, en un informe alentador sobre la epidemia del sida. Agregó que las nuevas infecciones entre niños están reduciéndose paulatinamente.

El informe fue presentado días antes de la apertura de la conferencia mundial sobre el sida en Washington con el objetivo de "contener finalmente la ola" de la epidemia, fundamentado en investigaciones según las cuales es posible reducir notablemente la propagación del virus de dicha enfermedad.

"El mundo no merece menos que un futuro sin nuevas infecciones de VIH, ninguna discriminación y ninguna muerte relacionada con el sida", proclamó Michel Sidibe, director ejecutivo de UNAIDS, el Programa Conjunto de Naciones Unidas sobre el VIH y el sida, en el informe del miércoles.

Sin embargo, la situación está lejos de ese ideal: unos 34,2 millones de personas padecen de sida en el mundo, incluso 2,5 millones que se infectaron el año pasado y 1,7 millones murieron en 2011. Las nuevas infecciones y muertes bajaron ligeramente el año pasado.

Sin embargo, el informe halló progresos.

Más de ocho millones de personas con VIH en países de ingresos bajos y medianos recibieron medicamentos de sida el año pasado, en comparación con 6,6 millones en 2010, dijo el informe de UNAIDS. A esa tasa, podría alcanzarse un objetivo de la ONU de tener en tratamiento a 15 millones de pacientes para 2015, según el informe.

El mayor acceso al tratamiento no se limitaría a salvar las vidas de las personas con VIH. Las nuevas investigaciones demuestran que tratarlos pronto para que se mantengan saludables también los hace menos proclives a infectar a otros, una estrategia llamada "tratamiento como prevención".

"Debemos aumentar ese número lo más rápidamente posible", afirmó Chris Collis de amFAR, la Fundación para la Investigación del Sida, que calificó el aumento de tratamientos en 2011 inesperadamente elevado. "Si podemos combinarlo con el tratamiento del sida, no solamente salvaremos vidas sino también prevendremos la infección y empezaremos a poner fin a esta epidemia".