Montañas de basura se amontonaban hoy en las calles de Buenos Aires por el conflicto laboral que enfrenta al Gobierno de la ciudad con los sindicatos de los trabajadores involucrados en la retirada de residuos.

Se estima que son ya unas 16.000 toneladas de residuos las que se acumulan en la capital porteña, una situación que "pone en riesgo la salubridad" de "14 millones de personas", advirtió hoy el ministro de Espacio Público porteño, Diego Santilli.

Santillini agregó que el Gobierno porteño ha denunciado ante los tribunales a los que impiden el acceso a la planta donde se entierran los residuos generados en la capital argentina y en 28 municipios del conurbano bonaerense.

El conflicto empezó el lunes, cuando los trabajadores de la planta declararon dos días de huelga, pero se agravó en la noche del martes, cuando un grupo de 'cartoneros' (recolectores informales de residuos), bloqueó el acceso al recinto e impidió que los camiones de basura descargaran su carga.

Los cartoneros reclaman "cobertura médica, condiciones de trabajo dignas" y el "reconocimiento de los servicios de reciclaje que desarrollan en la planta de Ceamse desde hace cuatro años", explicó a la agencia Télam la presidenta de la cooperativa Tren Blanco, Lidia Quinteros.

Buenos Aires se ha visto sacudida por varias huelgas de recolección de residuos desde 2010 y las organizaciones ecologistas denuncian además que el Gobierno porteño ha incumplido la ley de "Basura Cero" con la que se comprometió a reducir la cantidad de residuos mediante el reciclaje.