Los bancos españoles perdieron 7.403 millones de euros en depósitos de familias y empresas el pasado mes de mayo, lo que redujo el total de ahorro gestionado en estos productos hasta 1,326 billones de euros, la cifra más baja desde febrero de 2008, según datos del Banco de España publicados hoy.

La caída del ahorro gestionado en depósitos coincide con un endurecimiento de la crisis económica y un cierto nerviosismo de los clientes bancarios debido a la nacionalización de Bankia tras la dimisión del presidente de esa entidad Rodrigo Rato el pasado 7 de mayo.

Solo la crisis de Bankia, según fuentes próximas al antiguo consejo de administración del banco, habría provocado una fuga de unos 1.000 millones de euros en poco más de una semana, que podrían haber ido a parar a otras entidades del sector, por lo que no aparecen recogidos en la caída de los depósitos de mayo.

Los ahorradores extranjeros también redujeron ese mes sus ahorros depositados en cuentas españolas, en 12.071 millones de euros, hasta un total de 429.502 millones de euros, la cifra más baja desde que estalló la crisis en septiembre de 2007.

A diferencia de lo ocurrido con las empresas y las familias, las administraciones públicas aumentaron sus depósitos bancarios en 12.447 millones de euros, hasta un total de 80.086 millones, en tanto que los depósitos realizados por las propias entidades de crédito crecieron en 33.400 millones, hasta 554.941 millones de euros

El Banco de España informó hoy también de que la morosidad del crédito concedido por bancos, cajas cooperativas y establecimientos financieros de crédito subió en mayo al 8,95 %, a tan sólo dos décimas del máximo histórico (9,15 %) alcanzado en febrero de 1994, según datos provisionales.

La morosidad de la banca se sitúa así en su nivel más alto desde abril de 1994, cuando alcanzó el 8,99 %.