Unos 3,8 millones de aves han muerto y 9,3 millones más están infectadas hasta el momento por un brote de gripe aviar en granjas de Jalisco (oeste de México), informaron autoridades mexicanas.

El último informe del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) detalló que esos animales han muerto a causa de la enfermedad o han tenido que ser sacrificados para evitar la propagación del virus.

De una los 16,5 millones de aves que permanecen en los municipios de Tepatitlán y Acatic, donde surgió la epidemia, 9,3 millones están bajo vigilancia, añadió el Senasica.

El organismo mexicano ha iniciado la revisión de granjas fuera del perímetro sanitario impuesto en los dos municipios el pasado 18 de junio, cuando se detectó el primer brote de la epidemia.

La dependencia dio a conocer que los laboratorios fabrican 80 millones de dosis de la vacuna producida en México para inmunizar a 40 millones de aves en una primera etapa, y se espera que estén disponibles a fines de mes.

En las primeras tres semanas, la muerte de unas 2,5 millones de aves por el brote de la gripe aviar había causado pérdidas económicas de unos 50 millones de dólares, en varios sectores productivos de México, reveló a EFE la Comisión Internacional del Huevo.

Según datos de la Unión Nacional de Avicultores, México produce cerca de 2,5 millones de toneladas de huevos y 1,2 millones de toneladas de carne de ave al año.