Una fuerza policial expulsó hoy a los indígenas que la víspera desalojaron a cien soldados de un cerro de la población colombiana de Toribío, informaron las autoridades policiales regionales.

El coronel Ricardo Alarcón, comandante de la Policía Nacional en el Cauca, departamento al que pertenece Toribío, dijo a la prensa que las unidades de elite, de la policía antimotines, retomaron el control del lugar hacia las 05.00 hora local (10.00 GMT).

El desalojo de los aborígenes había sido ordenado anoche por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien hoy reveló la instrucción en un mensaje por su cuenta en la red social Twitter.

"No quiero ver un solo indígena en las bases militares. Esa es la orden desde anoche", escribió Santos tras anunciar su decisión de viajar este mismo miércoles al Cauca, la que será su segunda visita a la región en una semana.

Un número no informado de miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) retomó el control de Berlín, cerro del que los indígenas nasas o paeces sacaron el martes a empujones a unos cien soldados que habían establecido su base en la montaña.

El cerro "es un sitio estratégico para las operaciones contra la guerrilla (de las FARC)", defendió el coronel Alarcón en declaraciones a la cadena Caracol Radio desde Popayán, la capital caucana.

En el lugar, que acoge antenas de telecomunicaciones civiles, estaba acantonado un contingente de la Fuerza de Tarea Apolo, creado para perseguir a los rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que actúan en la región.

La actividad insurgente en los primeros días de este mes, con hostigamientos y choques con las fuerzas de seguridad, ahondó el conflicto en la zona y llevó a la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acín) a declararse en "resistencia permanente".

Por ello, los nasas decidieron exigir a la fuerza pública y a los rebeldes que se retiraran de sus territorios ancestrales, para lo cual les dio un ultimátum que expiró a la medianoche local del pasado lunes.