La economía estadounidense mantuvo una expansión "moderada" en las últimas semanas, aunque algunos sectores y zonas del país preven que la crisis de la eurozona repercuta en Estados Unidos, según indicó hoy la Reserva Federal (Fed).

En su informe periódico de la situación económica ("Libro Beige"), el banco central de Estados Unidos alertó de un mayor pesimismo en algunos sectores por "los asuntos de deuda europea y la incertidumbre regulatoria y política" en el Viejo Continente.

La industria es el sector que prevé sentir más la inestabilidad en los países con el euro a través de los pedidos y exportaciones, aunque también cita al sector energético y de servicios a empresas.

El informe, relativo a junio y principios de julio divido en doce áreas geográficas, detecta preocupación por las turbulencias en Europa en, al menos, nueve zonas del país, incluidas Filadelfia, Boston y Chicago, además de Cleveland y Kansas City, donde la industria tiene un fuerte peso.

Precisamente, el presidente del banco central, Ben Bernanke, advirtió hoy en el Congreso estadounidense de que la crisis de los países con euro se mantiene como una de las mayores amenazas para que la economía de EE.UU. complete su recuperación.

"No creo que (los líderes de la zona euro) estén próximos a tener una solución a largo plazo que resuelva los problemas y hasta que le encuentren esas soluciones a largo plazo vamos a seguir viendo períodos de volatilidad financiera", sentenció Bernanke.

Pese a esta incertidumbre, la producción industrial -muy presente en los discursos electorales estos días- marcó una nueva mejora y la economía en conjunto mostró una "moderada expansión", pese que algunas zonas y sectores han desacelerado la velocidad de crecimiento.

El comercio y el turismo fueron en junio y principios de julio dos puntales para el sector servicios en EE.UU..

El comercio, que mantuvo su tendencia al alza en las últimas semanas, tuvo una demanda "robusta" en las ventas de coches, especialmente acentuada en los vehículos de alta eficiencia energética.

Los libros de reservas de los hoteles mejoraron en ciudades turísticas como Nueva York, San Francisco o Chicago y crecieron las entradas a los parques de atracciones de Florida.

Pese a ello, hay "un crecimiento menor en los últimos meses comparado con principios de año" en muchas actividades del sector terciario.

Las hipotecas, los créditos y la refinanciación de préstamos mantuvieron su tendencia creciente en las últimas semanas, así como el sector inmobiliario "ampliamente positivo".

El banco central indicó que en las últimas semanas los niveles de empleo "crecieron a paso tímido" y que la inflación fue modesta.

De hecho, el índice de desempleo en Estados Unidos en junio persistió en el 8,2 %, mientras que los precios no variaron respecto a mayo y mantuvieron en el 1,7 % la inflación que acumula la economía estadounidense en los últimos doce meses.

El "Libro Beige" presentado hoy, también llamado "Resumen de las observaciones sobre situación económica actual", es un termómetro de la salud de la economía estadounidense que publica la Reserva Federal ocho veces por año, divido por regiones y sectores.