Para los residentes de Azamiya, alguna vez uno de los barrios más violentos de Bagdad, la simple apertura de una tienda de departamentos que vende vestidos de fiesta, trajes de hombre importados y perfumes de marca es indicio de que habrá un futuro mejor.

Hace apenas cinco años, Azamiya era un lugar aterrador. Casi a diario aparecían cuerpos de chiíes y suníes asesinados en matanzas sectarias, luego de ser arrojados a las aceras o a pilas de basura. Una de sus arterias se ganó el nombre de "Calle de la Muerte".

Los residentes, temerosos, no salían de sus casas. Una compañía de infantería de Estados Unidos que patrulló la zona perdió 13 hombres debido a francotiradores y bombas improvisadas durante el período más sangriento, de 2006 y 2007.

En la actualidad, la tienda MaxiMall de cinco pisos y fachada de vidrio está abierta hasta la medianoche. En ella, suníes y chiíes compran uno al lado del otro. Azamiya es mayoritariamente suní, pero los vendedores dicen que hay muchos clientes que llegan de las zonas circundantes chiíes, atraídos por los escaparates coloridos y el aire acondicionado, un alivio del calor y el polvo de Bagdad.

Los centros comerciales de varios pisos son raros todavía en Bagdad y la inversión de 3 millones de dólares hecha por los propietarios turcos de MaxiMall, que abrió sus puertas en abril, es vista como una muestra de confianza en el futuro de Azamiya.

"Los terroristas fracasaron y Bagdad se está volviendo una ciudad con vida, en vez de ser una ciudad de la muerte", dijo Umm Zaid, de 45 años, mientras recorría la tienda con tres hijos pequeños. "Ya no es riesgoso salir con mis hijos a la calle y de compras".

Sin embargo, muchos temen que la calma no durará.

Los suníes, aunque son una minoría en Irak, fueron el grupo dominante durante el régimen del derrocado dictador Saddam Hussein, un suní. Ahora los suníes se sienten vulnerables a los caprichos del gobierno del primer ministro Nuri al-Maliki, de mayoría chií, quien ha sido acusado de avivar las tensiones sectarias al marginar a los socios de la coalición suníes y kurdos.

Luego de haber sido un bastión de apoyo a Saddam y un centro del orgullo suní, Azamiya se siente particularmente expuesta, dijo Daoud Mohamed, un miembro del consejo suní local. "Azamiya será blanco de ataques y caerá" si se reanuda la violencia sectaria, dijo. "Pero si el problema político se resuelve, Azamiya crecerá rápidamente".

La fuerte presencia del ejército iraquí es interpretada como una provocación, especialmente en Azamiya. El barrio está aislado del resto de Bagdad por un meandro del río Tigris y un muro de bloques de cemento y 4 metros de altura (12 pies), erigido por los militares estadounidenses en 2007.

Cinco años más tarde, los retenes del ejército controlan el movimiento de quienes entran y salen del barrio y los coches pueden tardar horas en avanzar por las filas de espera. Hay algunas calles cerradas por espirales de alambre de púas y grandes bloques de cemento. Los soldados en vehículos militares todo terreno patrullan los puntos potencialmente explosivos, como la mezquita de Abu Hanifa, quizás el santuario suní más importante en Irak, que fue un bastión de los rebeldes encabezados por al-Qaida.

Amer Hasnawi, un chií, partió de Azamiya en 2006. Tenía miedo de que los milicianos lo detuvieran, a pesar de que lleva como protección identificaciones tanto chiíes como suníes. "Mis vecinos suníes me rogaban que no me fuera", dijo el vendedor de muebles de 39 años y padre de dos hijos. "Yo les dije: 'Ustedes no me van a proteger cuando vengan hombres armados por mí durante la noche o si me detienen mientras camino por la calle'''.

Hasnawi, sin embargo, regresó a finales de 2007 y tuvo una bienvenida cálida de sus vecinos suníes. Cree que la situación ha mejorado de forma espectacular.

"Ahora hay una especie de convivencia", dijo. "Al final la gente se dio cuenta de que los asesinatos no van a resolver sus problemas".

___

Los periodistas de The Associated Press Qassim Abdul-Zahra en Bagdad y Selcan Hacaoglu en Ankara, Turquía, colaboraron para este reportaje.