Las 17 naciones que utilizan el euro como divisa común tienen que integrar más sus economías si quieren emerger intactas de su crisis económica, dijo el miércoles el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En su evaluación más reciente de la eurozona, el organismo internacional con sede en Washington D.C. instó a los líderes de Europa a "demostrar un compromiso compartido e inequívoco, un plan de acción creíble hacia una integración más profunda del área del euro".

Entre las medidas que está pidiendo el FMI se encuentra un esquema de seguros de depósitos transfronterizo que podría apuntalar los sistemas bancarios de los países europeos más endeudados.

Aunque admite que la principal prioridad es minimizar la dependencia mutua de gobiernos endeudados y bancos con la utilización de fondos de emergencia para invertir directamente en prestamistas, el FMI dijo que la eurozona deben seguir avanzando con sus esfuerzos para fortalecer la unión monetaria y fomentar el crecimiento económico.

El organismo pronostica que la economía de la zona del euro se contraerá 0,3% este año y crecerá sólo 0,9% el siguiente. Los riesgos de decrecimiento son severos, agregó.

Mahmood Pradhan, subdirector del Departamento Europeo del FMI, señaló que la eurozona no está trabajando adecuadamente y que lo que necesita es "completar la unión".

Países como Alemania pueden tomar prestado dinero de los mercados por 10 años a una tasa de poco más de 1% en momentos en que los inversionistas buscan un lugar en el cual colocar su dinero de manera segura. Sin embargo, otros miembros de la zona del euro como Italia y España están encontrando cada vez más difícil vender su deuda pública a tasas de interés manejables. Otros — particularmente Grecia, Irlanda y Portugal — no son capaces en absoluto de utilizar los mercados de bonos a largo plazo.