Nadie verá a la princesa española Letizia Ortiz viajando en metro, ni a la reina Isabel de Inglaterra volando en turista.

Pero aunque a simple vista no lo parezca, las familias reales europeas han empezado a experimentar en carne propia la ola de austeridad que barre el viejo continente, en plena batalla contra la recesión y una crisis de deuda que amenaza la estabilidad del euro.

El último hito vino de España. El rey Juan Carlos de Borbón, muy cuestionado recientemente por su viaje a cazar elefantes a Africa en mitad de la peor tempestad económica de los últimos tiempos, anunció una rebaja voluntaria del 7% de su salario.

A continuación, un resumen de los ajustes — o no — de algunas de las principales monarquías europeas.

ESPAÑA

El sueldo de Juan Carlos como jefe del Estado se reducirá 25.975 dólares hasta los 334.000 dólares anuales. Su hijo el príncipe Felipe de Borbón, heredero de la corona, también verá recortado el salario en 12.300 dólares hasta los 161.000 dólares.

La caída es del 7,1%, en línea con la reducción de salarios acordada para todos los ministros del gobierno en el último plan de ajuste del ejecutivo.

También bajarán las partidas destinadas a gastos de representación de la reina Sofía, la princesa Letizia Ortiz y las infantas Elena y Cristina de Borbón.

Desde el año pasado, los empleados de la Casa Real viajan en clase económica.

En total, la Casa Real espera ahorrar unos 130.000 dólares de su presupuesto. La partida pública consignada a la monarquía fue de 8,26 millones de euros (10,14 millones de dólares) para 2012, un 2% menos con respecto a 2011. Se trata de los presupuestos más austeros de las casas reales de Europa.

REINO UNIDO

La reina Isabel está considerada una de las mujeres más ricas del mundo por su incalculable colección de arte, joyas y propiedades. Recientemente, la familia real británica ha abierto al público partes del palacio de Buckingham previo pago de una entrada. La idea es cumplir el reto de reducir el 25% el dinero público destinado a la institución monárquica.

La reina, que este año celebró su Jubileo de Diamantes tras cumplir 60 años en el trono, ha cortado el uso de fondos públicos, en línea con los duros ajustes del gobierno para reducir el déficit.

Se congeló el salario de los empleados y se hizo en hincapié en reducir los gastos de mantenimiento de algunos de los palacios y propiedades de la institución.

Sin embargo, los gastos en viajes siguieron aumentando, fundamentalmente porque la reina ha enviado a miembros de su familia como el príncipe Carlos y los príncipes Enrique y Guillermo a distintos países de la Mancomunidad para las festividades del Jubileo.

Según cifras oficiales, los británicos destinaron 32,1 millones de libras (49,5 millones de dólares) de sus impuestos a la monarquía en 2011, un 5,3% menos con respecto al año anterior.

PAISES BAJOS

La reina Beatriz de Holanda, que reside en un palacio estatal en medio del campo a las afueras de La Haya, cobra un salario de 829.000 euros (1 millón de dólares) al año y recibe casi 6 millones de dólares para "gastos personales". El presupuesto de la institución holandesa, incluidos el príncipe heredero Guillermo Alejandro y su esposa, la argentina Máxima Zorreguieta, asciende a 39,2 millones de euros (48 millones de dólares), según las últimas cifras oficiales que figuran en su sitio en internet.

En este caso, la reina Beatriz ha reducido considerablemente sus gastos en viajes personales. Incluso recientemente puso 163.000 euros (199.755 dólares) de su propio bolsillo para arreglar su yate privado.

BELGICA

El rey Alberto II de Bélgica destinó parte de su salario a pagar el mantenimiento de sus propiedades. En una inusual comparecencia pública en enero, anunció su intención de congelar los 10,8 millones de euros (13,8 millones) que recibe del Estado. El monarca dijo que su intención era aplicar en 2012 una subida automática de la inflación cercana al 3%.

Aunque parece una cantidad pequeña, el gesto también fue bienvenido en tiempos de crisis.

ESCANDINAVIA, LA EXCEPCIÓN

Noruega, uno de los países más ricos de Europa por renta per cápita, no ha reducido el presupuesto de su familia real. Tampoco lo ha hecho Suecia ni Dinamarca. De hecho, los países escandinavos, que no usan el euro, han quedado relativamente al margen de la crisis de europea de deuda.

___

Los reporteros de AP Daniel Woolls en Madrid, Greg Katz en Londres, Don Melvin en Bruselas, Mike Corder en Amsterdam y Karl Ritter en Estocolmo contribuyeron a esta nota.