Aunque tiene varias bajas importantes, la última de ellas del ala pívot Blake Griffin, Estados Unidos llega a Londres como el gran favorito para conquistar la medalla de oro en el basquetbol de hombres.

España, que perdió ante Estados Unidos la final de 2008 en Beijing, nuevamente es el principal oponente de los norteamericanos, mientras que Argentina busca subir al podio en la última batalla internacional de Manu Ginóbili y sus compañeros de la Generación Dorada.

Además de Griffin, quien se quedó relegado por una lesión en la rodilla sufrida durante los entrenamientos previos a Londres, Estados Unidos tampoco contará con Dwyane Wade, flamante campeón de la NBA con el Heat y titular de la selección estadounidense hace cuatro años en Beijing.

Estados Unidos tampoco tendrá al pívot Dwight Howard ni el base Derrick Rose, ambos por lesiones, mientras que el ala-pívot Chris Bosh retiró su candidatura para recuperarse de una dolencia abdominal.

De todas formas, Estados Unidos tiene talento de sobra para elegir, empezando por el jugador más valioso de la NBA y compañero de Wade en Miami, LeBron James. El Thunder de Oklahoma City, que perdió la final ante el Heat, cuenta con tres jugadores en la selección: Kevin Durant, Russell Westbrook y James Harden.

El equipo dirigido por Mike Krzyzewski también incluye al astro de los Lakers, Kobe Bryant; el alero Carmelo Anthony, de los Knicks de Nueva York; y los bases Chris Paul (Clippers) y Deron Williams (Nets de Brooklyn).

"Creo que este equipo será mas fuerte que el de 2008", dijo el presidente de USA Basketball, Jerry Colangelo. "Si hacemos lo que somos capaces de hacer y nos mantenemos concentrados y con firmeza mental, debemos prevalecer, lo creo de corazón, pero tenemos que salir a hacerlo".

Estados Unidos quedó en el Grupo A junto con Túnez, Francia, Argentina y además de Nigeria y Lituania, que clasificaron de último momento.

Los cuatro mejores de cada grupo avanzan a los cuartos de final.

Los argentinos, monarcas en 2004 y medallistas de bronce hace cuatro años, van a Londres con tres integrantes de esa Generación Dorada que es comandada por Ginóbili, escolta de los Spurs de San Antonio. Los otros son el pívot Luis Scola y el alero Andrés Nocioni.

Además, Argentina lleva al base Pablo Prigioni (Knicks) y al escolta Carlos Delfino (Milwaukee) para redonder un plantel en el que la única ausencia notable sería Fabricio Oberto, quien declinó por razones personales, pero Juan Gutiérrez lo ha reemplazado adecuadamente en la pintura.

"Nos tocó el grupo más difícil de los Olímpicos, todos los rivales tienen un gran potencial", dijo Nocioni. "Francia tiene a varios NBA y ni hablar de Estados Unidos con sus megaestrellas".

Los franceses tienen mucho talento en su equipo y sus posibilidades de éxito han mejorado con la recuperación de su base Tony Parker, quien se lastimó un ojo en medio de una reyerta en una discoteca en Nueva York pero se ha recuperado y parece listo para jugar en Londres.