Hans Kristian Rausing, el millonario marido de Eva Rausing, la estadounidense hallada muerta por la Policía en su casa de Londres el pasado día 9, ha sido acusado de retrasar su funeral, informaron hoy las fuerzas del orden.

Hans Kristian Rausing, que pertenece a la familia del imperio Tetra Pak, deberá comparecer hoy ante el tribunal de Westminster, en el centro de Londres, acusado de impedir el entierro "legal y decente" de su mujer puesto que ésta llevaba varios días muerta en su casa y él no lo comunicó a las autoridades.

Según los medios británicos, Hans Krsitian Rausing habría vivido en su casa con el cadáver de su mujer hasta tres semanas.

La Policía ha indicado que aún no está aclarada las causas de la muerte de Eva Rausing, una de las mujeres más ricas del Reino Unido.

La millonaria, que tenía antecedentes de adicción a las drogas, fue hallada muerta por la Policía el pasado 9 de julio y su marido fue arrestado e interrogado por las fuerzas del orden.

Tras ser detenido, Hans Kristian Rausing fue ingresado en un centro sanitario de Londres para recibir atención médica por problemas relacionados con los estupefacientes, según la prensa.

El caso de Eva Rausing ha conmocionado al Reino Unido dado que pertenecía a una familia muy conocida.

El cuerpo de la millonaria fue encontrado mientras la policía registraba el lujoso domicilio del barrio de Belgravia donde la pareja vivía con sus cuatro hijos por un caso de drogas.

La fortuna de la pareja se estima en unos 5.400 millones de libras (7.000 millones de euros) gracias al imperio Tetra Pak, fundado por el padre de Hans Rausing y dedicado a la elaboración de envases de cartón como el tetrabrick.

El matrimonio Rausing fue imputado en 2008 por tener importantes cantidades de droga, como crack, heroína y cocaína, en su casa.

Incluso el pasado mes de abril, Eva Rausing fue arrestada al tratar de entrar en la embajada de EEUU en Londres con pequeñas cantidades de drogas.

Eva Rausing era hija de un alto ejecutivo de Pepsi, que posee una isla privada en Baja California, y tenía con su marido una mansión en las islas Barbados valorada en 15 millones de libras (casi 18 millones de euros).