El director de La Vuelta a España, Javier Guillén, ha asegurado que la afición española es "la mejor del mundo" y que sabotajes como el que sufrió el Cadel Evans "no se deben a cuestiones territoriales", después de que Evans culpara a seguidores españoles de arrojar clavos a la carretera en el Tour.

El campeón del Tour 2011, no dudó al señalar a los aficionados españoles como culpables de un boicot que provocó una treintena de pinchazos en el ascenso al Mur de Péguère en la prueba francesa, entre ellos la bicicleta del ciclista australiano.

"Lo primero, condenar el acto de las tachuelas. Eso no es una gracia, es un acto criminal, de consecuencias que pueden ser desastrosas y, de hecho, un corredor se rompió la clavícula", ha lamentado el director de La Vuelta tras la presentación de la etapa que regresará a Barcelona trece años después.

Aún así, Guillén ha admitido sentirse "totalmente aludido" por las declaraciones de Evans, quien afirmó que situaciones así ya le habían ocurrido otras veces en España, motivo por el cual "no corría muy a menudo por ahí".

"No sé si hablaba de España en general o de La Vuelta. No tengo tampoco mucho interés en polemizar con un corredor que ahora mismo está corriendo y es ganador del Tour. Lo único que puedo que decir es que el nivel organizativo de España y La Vuelta es muy alto. Luchamos y trabajamos por la seguridad de los corredores", ha dicho.

"Desgraciadamente -ha añadido Guillén-, no es una cuestión territorial. Esto ocurre en cualquier país donde se organicen carreras. Lo que tenemos que intentar es que no se produzca".

Porque, a su juicio, la afición española es "maravillosa, fantástica y muy entendida", con una cultura ciclista muy arraigada. "Censuro que se pueda aludir a la afición española, porque tanto en cantidad como en calidad es la mejor del mundo", ha apostillado.

En este sentido, reiterando que el público ciclista es "muy respetuoso", Guillén ha realizado una llamamiento a la ciudadanía para que "estén atentos a cualquiera que quisiera boicotear la carrera, porque eso no es un seguidor del ciclismo, sino que es directamente un criminal".

"A partir de ahí, ojalá que Evans se dé cuenta de esta reflexión y quiera seguir viniendo a España, porque es lo que queremos", ha sentenciado.

Por otro lado, Guillén ha elogiado la actitud del equipo RadioShack-Nissan por su decisión de retirar del Tour de Francia a su ciclista Frank Schleck, tras dar positivo en un control antidopaje por xipamide, un diurético catalogado entre sustancias específicas, pero cuyo consumo no acarrea la suspensión automática.

"Toca esperar al contraanálisis, no voy a entrar en detalles técnicos. Pero sí me parece muy acertada la medida del equipo, pero no en tanto en cuanto al caso en particular, sino porque así solo tendremos una atención exclusivamente deportiva en el Tour. El equipo ha hecho bien", ha opinado.

"Que haya estos casos nunca ayuda", ha lamentado el director español, quien en todo caso ha recordado que el ciclismo "es el deporte que más esfuerzos hace en la lucha contra el dopaje, un problema que es de todo el deporte en general".