El Tribunal Constitucional (BVerfG) alemán sentenció hoy que la ayuda que perciben los peticionarios de asilo en Alemania -220 euros- no es suficiente para permitir una "existencia digna" y apremió al legislativo a aumentarla.

El monto actual de esas ayudas "vulnera el derecho fundamental a una existencia mínimamente digna", apuntó el BVerfG, por lo que deberá aumentarse el subsidio para los 130.000 peticionarios de asilo registrados en Alemania.

La cantidad de 220 euros no ha aumentado desde 1993 y queda claramente por debajo de la percepción mínima que reciben los desempleados crónicos, establecida en 364 euros y considerada el mínimo para garantizar una existencia digna.

Los solicitantes de asilo no están autorizados a realizar ningún tipo de trabajo o empleo mínimo que les permita incrementar estos ingresos, por lo que quedan supeditados a subsistir que los 220 euros que perciben del Estado, apunta la sentencia.

Dicha cantidad es claramente insuficiente para alimentarse, vestirse y demás gastos cotidianos, por mucho que los perceptores vivan en albergues de acogida o instituciones benéficas que les eximan del pago de alquileres, prosigue la argumentación.

Inicialmente, este subsidio se percibe únicamente en el periodo de trámite y proceso de análisis de la petición de asilo, aunque a la práctica este puede prolongarse durante años, puesto que muchos de los peticionarios, pese a ver rechazada su solicitud, siguen en el país en situación de "tolerados".

Este es el caso de uno de los afectados por la demanda colectiva presentada al TC, un kurdo llegado a Alemania en 2003, huyendo de Irak, cuya solicitud de asilo fue rechazada pero que sigue en el país.