Las autoridades estadounidenses han llevado a la Base Naval de Mayport (Florida) más de 3.350 kilogramos de cocaína y 108 kilogramos de marihuana incautados en aguas del Caribe, un cargamento que en el mercado habría tenido un valor cercano a los 90 millones de dólares.

Así lo detalló hoy el canal de televisión oficial del Pentágono, en el que apunta que estas drogas se interceptaron en seis operaciones diferentes realizadas en los últimos días en aguas internacionales con los esfuerzos conjuntos de la Armada estadounidense y del servicio de guardacostas.

Con esta incautación se evitó la venta, previsiblemente en Estados Unidos, de 7,2 millones de dosis de cocaína, del tamaño de un terrón de azúcar cada una.

"La Guardia Costera y la Armada trabajan en estrecha colaboración con nuestros países socios todos los días para interceptar el tráfico ilegal de narcóticos en el mar", dijo el comandante Robert Landolfi en un comunicado.

Ambas fuerzas colaboran en la llamada operación Martillo, que combate las rutas del narcotráfico en el Caribe y el Pacífico oriental, alrededor de Centroamérica y Sudamérica.