Las detenciones de personas en Estados Unidos por violar las leyes federales de inmigración cayeron a un mínimo en 40 años, en reflejo del descenso en el tránsito de inmigrantes no autorizados provenientes de México, informó el gobierno el miércoles.

Al mismo tiempo, la cantidad de sospechosos registrados por el Cuerpo de Alguaciles de Estados Unidos debido a ofensas penales vinculadas con la inmigración se ha incrementado en forma drástica, un indicio de que las agencias policiales del lado estadounidense están siendo más estrictas.

En un informe, la Oficina de Estadísticas Judiciales dijo que la cantidad de arrestos relacionados con la inmigración disminuye continuamente. Alcanzó 516.992 detenciones en 2010, su menor nivel desde 1972. Alcanzó 1,8 millones en el 2000.

"Probablemente entre las razones de este descenso estén el bache de la economía estadounidense, más estabilidad económica en algunas áreas de México, más vigilancia de Estados Unidos en la frontera y en el interior del país, así como la disminución en la tasa de fertilidad total en México", dijo Nestor P. Rodríguez, profesor de Sociología de la Universidad de Texas.

"Por otro lado, los arrestos que efectúan las autoridades federales por ofensas a las leyes de inmigración está aumentando, sin duda en parte debido a que hay más esfuerzos por aplicar la ley", dijo Rodríguez, que lleva décadas estudiando la inmigración de hispanos y el impacto de las políticas estadounidenses sobre las comunidades de inmigrantes.

Los sospechosos arrestados por el Cuerpo de Alguaciles debido a ofensas penales federales de inmigración aumentaron de 8.777 en 1994 a 82.438 en 2010.

Durante un período de siete años concluido en 2010, la cifra de agentes fronterizos casi se duplicó, de 10.819 a 20.558, informó el estudio.

La cantidad de mexicanos que cumplen una condena en una prisión federal por violaciones a la ley de inmigración aumentó de 2.074 en 1994 a 17.720 en 2010.

Nueve de cada 10 reos por cuestiones de inmigración que se encuentran en cárceles federales fueron declarados culpables de reingreso ilegal u ofensas por ingreso ilegal. El 10% fue declarado culpable de contrabando de extranjeros.

Más de ocho de cada 10 extranjeros que podían ser deportados en 2010 eran mexicanos. Una parte cada vez mayor de los extranjeros que no cumplen los requisitos para vivir en Estados Unidos provienen de países centroamericanos, el 12% en 2010, un aumento en comparación con el 3% en 2002.

___

Gráfico interactivo de deportaciones:

http://hosted.ap.org/interactives/2012/migracion/