Las autoridades sanitarias de Tailandia han ordenado el cierre o la cancelación de clases en unos 30 colegios de Bangkok después de que varios alumnos contrajesen la fiebre aftosa, por si se trata de la misma cepa que ha matado a 54 niños en la vecina Camboya, informó hoy la prensa local.

El ministro tailandés de Sanidad, Witthaya Buranasiri, indicó que han adoptado medidas preventivas, pero adelantó que los contagios continuarán durante uno o dos meses y lo más probable es que lleguen a las provincias porque Tailandia se encuentra con el curso escolar empezado y en la estación lluviosa.

"El cierre de colegios forma parte de las medidas para contener el brote y proteger a los menores. Es posible que debamos ordenar más cierres, por lo que no hay que dejarse llevar por el pánico", dijo Witthaya, según el diario "Bangkok Post".

Al menos dos docenas de escolares tailandeses están bajo vigilancia por si tienen la fiebre aftosa y se trata de la cepa Enterovirus 71 (EV-71).

En la provincia de Ayutthaya, colindante con Bangkok, 16 estudiantes de una escuela de enseñanza primaria cayeron enfermos el lunes con fiebre alta.

En Camboya, el Ministerio de Sanidad ordenó el cierre a partir de hoy de todas las escuelas de primaria y preescolar del país tras detectar numerosos casos de fuertes resfriados en nueve de sus 24 provincias.

"Sabemos que la enfermedad es peligrosa para los niños, por lo que hemos pedido autorización al primer ministro para permitir que los niños empiecen las vacaciones antes de lo programado", dijo el secretario de Estado de Educación, Mak Van, según el Phnom Penh Post.

Por otro lado, el Departamento de Sanidad de Filipinas informó ayer, martes, de que dos niños habían contraído un virus de la aftosa similar al de Camboya.

La Organización Mundial de la Salud confirmó este mes que la enfermedad supuestamente desconocida que había matado a 54 menores en Camboya era la forma humana de la fiebre aftosa, en este caso la versión aguda (EV-71), para la que no existe tratamiento.

La patología general cursa con fiebre, dolor y ampollas en la boca, las manos y los pies.