Centroamérica sorteó de buena manera la crisis económica internacional desatada desde 2008, pero en la actualidad enfrenta el reto de aumentar los ingresos para mantener el nivel de gasto público, indica un informe presentado hoy en Costa Rica.

El estudio "La política fiscal de Centroamérica en tiempos de crisis", elaborado por el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), recopila datos fiscales desde 2001 hasta 2010 de seis países centroamericanos.

El investigador del Icefi Minor Cabrera declaró hoy en una conferencia de prensa que "Centroamérica vivió una década turbulenta con el mayor crecimiento económico de los últimos 30 años, pero también con la mayor crisis económica de esos 30 años".

Cabrera señaló que durante la bonanza de la década los países centroamericanos lograron reducir su deuda y su déficit, lo que les permitió combatir la crisis de 2008 con medidas anticíclicas como el aumento en el gasto público, especialmente salarios.

Según el informe, entre 2008 y 2010, la época más fuerte de la crisis, "todos los Gobiernos realizaron esfuerzos contracíclicos, ya que la tasa promedio de crecimiento del gasto social fue de 7,1 % por encima inclusive de la tendencia de crecimiento económico".

"La actuación de Centroamérica fue positiva ante la crisis, porque no se vio obligada a hacer recortes en el gasto público y se aumentó el gasto social. Como nota negativa se puede señalar que se sacrificó la inversión pública, lo que podría comprometer la prosperidad a futuro", aseguró Cabrera.

El economista agregó que la mayoría de las medidas tomadas para incrementar el gasto social no fueron acompañadas por "una visión estratégica" que les permitiera hacerlas sostenibles a mediano o largo plazo, lo que genera presión sobre el déficit fiscal de los países en la actualidad.

En este sentido, comentó que lo ideal en la región es que los países realicen reformas fiscales que les permitan aumentar sus ingresos, pero que estas deben ir acompañadas con acciones para lograr un gasto público más eficiente y herramientas de recaudación.

Cabrera comentó que la carga tributaria promedio en Centroamérica oscila en un 15 % y para 2010 el déficit fiscal de El Salvador fue de 4,3 % del producto interno bruto (PIB), seguido por Costa Rica (3,4 %), Honduras (3 %), Guatemala (2,7%), Panamá (1,6%) y Nicaragua (0,9%).

El economista afirmó que Centroamérica debe darle prioridad a mejorar el cobro de impuestos como el de la renta y los relacionados con propiedades, en los cuales existen altos niveles de evasión y pocas herramientas efectivas para su recaudación.