Las autoridades de Camboya ordenaron el cierre de todos los jardines de niños y las escuelas primarias, dos semanas antes del periodo regular de vacaciones, con el fin de ayudar a frenar la propagación de un virus al que se responsabiliza de la muerte de cientos de menores en Asia.

El viceministro de Educación, Mak Van, dijo que más de 2.700 jardines de niños y 7.000 escuelas primarias fueron cerrados el miércoles en un intento de enfrentar la cepa del enterovirus 71, o EV-71, una forma amenazante de aftosa, mal que afecta las manos, pies y la boca.

Las víctimas a veces sufren fiebre alta, inflamación del cerebro, parálisis e insuficiencia respiratoria, aunque pudieron ser infectadas por personas asintomáticas o que tenían pocos síntomas. Las muertes recientes de casi 60 niños camboyanos sonaron la alarma sobre la enfermedad.

Vietnam y China también han registrado brotes. En la vecina Tailandia, tres escuelas fueron cerradas el miércoles debido a casos nuevos entre estudiantes en Bangkok.