Bank of America anunció hoy que en el primer semestre de 2012 tuvo una ganancia neta de 2.426 millones de dólares, frente a las pérdidas de 7.388 millones de dólares de la misma fecha de hace un año, lo que atribuyó a una mejora de sus ingresos por créditos hipotecarios.

En cuanto a su ganancia neta del último trimestre, al dato al que más atención prestan los inversores estadounidenses, ascendió a 2.098 millones de dólares (0,19 dólares por título), frente a la pérdida de 9.127 millones de dólares (-0,90 dólares por acción).

La entidad con sede en Charlotte (Carolina del Norte) indicó, mediante un comunicado de prensa, que "los resultados del segundo trimestre de 2012 reflejan mayores ingresos por créditos hipotecarios y menores provisiones para bonos", así como "sólidas contribuciones" de los departamentos de gestión de fortunas, corporaciones y banca comercial.

Su presidente y consejero delegado, Brian Moynihan, señaló que en un entorno económico que definió como "desafiante", Bank of America logró aumentar sus préstamos a empresas y a los consumidores, al tiempo que se adaptan a nuevas necesidades de su clientela.

"Este trimestre hemos sobrepasado los 10 millones de clientes para dispositivos móviles, lo que supone un incremento anual del 34 %", dijo Moynihan.

En el último trimestre la entidad logró "una firme generación de capital a través de una combinación de crecimiento en las ganancias y de reducción de activos de riesgo", añadió por su parte el responsable financiero, Bruce Thompson.

En cuanto a sus ingresos, los semestrales fueron de 44.246 millones de dólares, frente a 40.113 millones de dólares de enero a junio de 2011, y los de abril a junio de 2012 llegaron a 21.968 millones de dólares, casi el doble de los 13.236 millones de dólares de los mismos tres meses de hace un año.

Asimismo, señaló que sus provisiones para pérdidas por impago de créditos bajó en el segundo trimestre el 46 % en relación a la misma fecha del año anterior, "lo que refleja una mejora en la calidad del crédito en las carteras de comercial y de consumo privado, y el impacto de los cambios realizados en los últimos años".

El segundo mayor banco por activos de Estados Unidos se recupera ya del impacto que sobre sus cuentas han tenido los problemas derivados de los préstamos basura, heredados en gran medida con su polémica compra de la hipotecaria Countrywide Financial en 2008, tras el colapso de Lehman Brothers.

Tras la apertura de la Bolsa de Nueva York, las acciones de Bank of America bajaban el 1,14 % hasta 7,83 dólares cada una, mientras que en lo que va de año se han revalorizado el 40,65 % y han perdido el 19,55 % en los últimos doce meses.