El ministro de Finanzas alemán restó el miércoles importancia a los temores de que el gobierno español necesite un rescate financiero además de la ayuda internacional otorgada a sus bancos, que votará esta semana el Parlamento alemán.

Los bancos españoles — acosados por la crisis de los créditos hipotecarios — recibirán un plan de rescate de hasta 100.000 millones de euros (122.000 millones de dólares), pero los elevados intereses pagados por España en los mercados de bonos desataron conjeturas de que el gobierno podría necesitar un plan de rescate parecido a los de Irlanda y Portugal.

"No hay razón alguna para conjeturar, más allá de esta solicitud (de ayuda bancaria), sobre un amplio programa de rescate para España", dijo el ministro alemán Wolfgang Schaeuble al diario Rheinische Post. "España no lo necesita realmente", agregó.

El Parlamento alemán votará el jueves el plan del rescate financiero. Se reunirá en sesión especial por haber comenzado el asueto legislativo estival a fines de junio y no reanudarán sus actividades hasta el 11 de septiembre.

En Madrid, el Banco de España dijo el miércoles que los bancos nacionales tienen girados 155.840 millones de euros en créditos (192.000 millones de dólares) con posibilidades de impago, su máximo desde 1994.

El banco dijo que la cuantía de los créditos morosos de mayo fueron el 8,95% de todos los créditos, frente al 8,72% en abril. En 1994 esa proporción llegó al 9,15%.

Muchos bancos españoles se encuentran abrumados por el impago de créditos hipotecarios tras estallar la burbuja del ladrillo en 2008. Los 16 países de la eurozona acordaron el mes pasado dar a España hasta 100.000 millones de euros para rescatar sus bancos.

España se encuentra en una segunda recesión en tres años e intenta evitar un rescate de su deuda soberana como los de Grecia, Irlanda y Portugal.

Igualmente el miércoles, el banco central dijo que los depósitos empresariales y particulares cayeron en 7.400 millones de euros (9.100 millones de dólares), el 0,6%, a 1,32 billones de euros (1,63 billones de dólares) entre abril y finales de mayo, cuando Bankia, el cuarto banco del país, anunció que necesitaría un rescate de 19.000 millones de euros.