La científica mexicana Rossana Arroyo, galardonada hoy con el Premio UNESCO-Guinea Ecuatorial por sus investigaciones sobre la amebiasis y la tricomoniasis, dos enfermedades parasitarias, espera que su distinción anime a algún laboratorio a financiar la producción industrial de su trabajo.

Se trata, explicó a EFE la profesora del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional de México, de un método de diagnóstico no invasivo para dos enfermedades relacionadas con el virus del VIH.

Gracias a su trabajo, recompensado hoy con el premio dotado con 100.000 dólares por la Organización de la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), se puede detectar la enfermedad de transmisión sexual -que afecta especialmente a mujeres- en individuos que no son conscientes de que están infectados.

"El método es eficaz y no invasivo", destacó tras recibir el premio Arroyo, quien espera ahora que algún laboratorio se interese por financiar la producción industrial de su sistema de diagnóstico.