¿Cuándo fue la última vez que se preguntó si sus ahorros o inversiones tienen el nivel de riesgo adecuado para su edad y sus metas financieras?

La economía global es dinámica y en los últimos años ha aumentado la probabilidad de que los hechos económicos, por lejanos que sean, tengan un impacto directo sobre nuestro dinero en nuestros mercados locales.

Las inversiones pueden ser cada vez más globales y diversificadas para enfrentar los cambios constantes de la economía.

Hace unos pocos meses, por ejemplo, invertir en acciones de América Latina estaba de moda. Había un auge en los precios de los bienes básicos (commodities) y los grandes inversionistas de todo el mundo compraban acciones de empresas latinoamericanas especialmente de los sectores de energía y minería de países como Brasil.

Pero en los últimos meses las cosas han empezado a cambiar y ahora hay temores de que la desaceleración de la economía China afecte el desempeño de las economías de América Latina, y por ende de las empresas de la región. Los inversionistas han tomado nota y este año las inversiones en empresas de América Latina no han sido tan rentables.

Los inversionistas han actuado. Según datos de EPFR Global, firma con sede en Boston que sigue los movimientos de los fondos de inversión en todo el mundo, en el segundo trimestre de este año los inversionistas liquidaron inversiones en acciones de empresas de América Latina por un valor de 2.097 millones de dólares, la cifra, que equivale a ventas de inversiones, es casi el doble de las ventas realizadas en el mismo trimestre de 2011 cuando el valor fue de 1.176 millones de dólares.

De acuerdo con Morningstar Inc., firma de análisis de fondos de inversión, el rendimiento anual de los fondos especializados en América Latina ha sido negativo en 2% en lo que va de este año. Pero si se miran los últimos tres años, el rendimiento anual ha sido de casi 11%. Esto muestra el giro que han dado las cosas en los últimos meses.

Estos cambios seguramente están afectando sus ahorros e inversiones a nivel local en caso de que su cartera esté muy concentrada en América Latina.

¿Qué hacer? Regrese a lo básico. Formule las preguntas clave de para qué es el dinero invertido y cuánto tiempo tiene para lograr ese objetivo. Si es jubilarse dentro de algunas décadas o cambiar su casa a la vuelta de uno o dos años.

La distancia hacia el objetivo es la clave. Entre más años tenga para lograrlo, más agresiva puede ser su estrategia, es decir, puede tomar más riesgos e invertir más en acciones de empresas.

No exagere en una estrategia muy conservadora como invertir casi todo en bonos o en un certificado de depósito. Eso es casi cono dejar el dinero bajo el colchón. Va a perder el potencial de mayores rendimientos sobre su dinero. Tampoco tendría sentido tomar demasiado riesgo.

La diversificación también es importante. Es sentido común no tener todos los huevos en la misma canasta. Esto puede significar no tener todo su dinero en inversiones locales. Con las posibilidades actuales, es posible globalizar las inversiones con relativa facilidad.

Por ejemplo, el pobre rendimiento de las acciones de empresas de América Latina puede estar compensado en una cartera diversificada con el mejor desempeño de las acciones de Estados Unidos, que ha sido de 7,11% en lo que va de 2012, según Morningstar Inc.