El luxemburgués Franck Schleck no tomará la salida de la etapa de mañana del Tour de Francia tras haber sido controlado positivo por un diurético, informó hoy un portavoz de la formación RadioShack.

La Unión Ciclista Internacional (UCI) comunicó esta tarde al ciclista el positivo, en un control efectuado en la etapa del pasado día 14, con final en Cap d'Agde, por un producto que no acarrea suspensión de forma automática.

El mayor de los Schleck, sin embargo, decidió acudir voluntariamente a la comisaría de Pau y no tomar la salida de la etapa de mañana "por respeto al Tour, al resto de los ciclistas y también para preparar mejor su defensa", indicó el portavoz de RadioShack, Philippe Marteens.

Franck Schleck no se encuentra detenido, precisó el portavoz, que indicó que su habitación no fue registrada.

El ciclista habló durante una hora con la persona de la UCI que le comunicó su positivo.

"Se cayó de las nubes", afirmó Marteens, quien señaló que el RadioShack "confía en la inocencia del ciclista".

La formación estadounidense ha decidido, asimismo, mantenerse en la carrera.

"Es un producto similar al que el año pasado dio el ruso Alexandr Kolobnev y el Katusha no se retiró", señaló Marteens.

El portavoz del equipo indicó que el ciclista dio positivo por 100 picogramos, una cantidad que en ningún momento mejora el rendimiento deportivo del consumidor.

Sin embargo, recordó que la sustancia, el xipamide, un diurético, está incluido en la lista de productos prohibidos por la UCI porque puede servir de enmascarante de transfusiones sanguíneas.

Marteens también indicó que Schleck habló por teléfono con el máximo responsable del RadioShack, Johan Bruyneel, que no está en el Tour al encontrarse investigado por las autoridades antidopaje de Estados Unidos por el caso de Lance Armstrong.

"Bruyneel admite que los hechos están ahí pero apoya al ciclista", dijo el portavoz de la formación.