El presidente ruso, Vladímir Putin y el mediador internacional para Siria, Kofi Annan, se reúnen hoy en Moscú para analizar las perspectivas de arreglo al conflicto en el país árabe y el futuro de la misión de observadores de la ONU, cuyo mandato expira el viernes.

En curso de la conversaciones Rusia reiterará su respaldo al plan de paz de Annan, se afirma en un comunicado del Kremlin, que subraya que dicho plan es la "única plataforma viable para solucionar los problemas internos sirios".

El mediador internacional llegó la víspera a la capital rusa, en la que es su segunda visita a Moscú en los últimos cuatro meses.

Rusia se pronuncia a favor de prorrogar el mandato de la misión de observadores de la ONU, pero rechaza de manera categórica que esa decisión del Consejo de Seguridad se acompañe de la amenaza de sanciones al régimen de Damasco, tal y como se prevé en un proyecto de resolución presentado por varios países occidentales.

"No excluimos la ampliación del componente político de las tareas de la UNSMIS (Misión de Observación de la ONU en Siria)", señala la nota del Kremlin, que agrega que es "imprescindible encargar a los observadores la tarea de coordinar con todas las partes sirias un plan de alto el fuego simultáneo".

La víspera, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, negó que Moscú respalde al presidente sirio, Bachar al Asad.

"No respaldamos a Bachar al Asad. Nosotros apoyamos lo que hemos acordado todos: el plan de Kofi Annan, la resolución del Consejo de Seguridad y el comunicado de Ginebra", dijo.

El futuro de Asad no fue abordado anoche en el encuentro que mantuvieron Lavrov y Annan, dijo hoy el viceministros de Exteriores ruso Guennadi Gatílov en declaraciones a la agencia Interfax.

En las consultas de anoche, agregó el viceministro, la parte rusa le propuso al mediador internacional celebrar en Moscú una reunión del Grupo de Acción para Siria ante de fines de julio.

El Grupo de Acción para Siria, como señaló en su comunicado de Ginebra, aboga por "el establecimiento de un órgano gubernamental de transición, que pueda establecer un entorno neutral en el que se pueda desarrollar una transición" en el país árabe y que incluya tanto a las autoridades como la oposición.