El primer ministro italiano Mario Monti dijo el martes que está "muy preocupado" de que la región autónoma de Sicilia pueda declararse pronto en cesación de pagos.

Desde hace más de una semana, grupos empresariales, sindicatos y políticos italianos han estado advirtiendo que Sicilia podría convertirse en la "Grecia de Italia" debido a años de malos manejos financieros revelados recientemente.

El gobierno siciliano tiene un déficit de 5.000 millones de euros (6.140 millones de dólares) y pronto podría tener que suspender el pago de salarios y pensiones, informó la prensa local.

De acuerdo con un comunicado de la oficina del primer ministro, Monti le mandó una carta el martes al presidente regional de Sicilia, Raffaele Lombardo, para solicitarle su confirmación de que renunciará el 31 de julio, como lo prometió. Lombardo confirmó que lo haría.

La misiva fue inusual, dada la autonomía de Sicilia con relación al gobierno central en Roma, y refleja las crecientes preocupaciones de Monti por el asunto.

El primer ministro y Lombardo se entrevistarán la próxima semana.