La aerolínea privada boliviana Aerosur, que no opera desde abril pasado, ha perdido su permiso para volar y además será enjuiciada por "quiebra fraudulenta", informó hoy el director de la Autoridad de Telecomunicaciones y Transportes (ATT), Cliford Paravicini.

El funcionario dijo que el permiso de operación de Aerosur ha caducado y que la demanda por "quiebra fraudulenta" será presentada este miércoles.

El Gobierno del presidente Evo Morales ha rechazado varios planes del empresario estadounidense William Petty para salvar la aerolínea con una inversión de 20 millones de dólares, cifra que el Ejecutivo cree insuficiente porque las deudas tributarias de Aerosur suman 451 millones.

La aerolínea, que tiene 1.200 empleados que no cobran salarios desde hace varios meses, paralizó en abril sus vuelos a España, Argentina, Brasil, Estados Unidos, Perú y Paraguay, y en mayo las rutas nacionales.

El expresidente de Aerosur Humberto Roca, que reside en Estados Unidos, ha acusado al Gobierno de causar la quiebra y de perseguirlo por ser crítico de Morales, mientras que el Ejecutivo lo acusa de culpable de la crisis.

El cierre de Aerosur deja el mercado aéreo del país en manos de la empresa estatal Boliviana de Aviación (BOA), que vuela a Brasil y Argentina y aspira a llegar pronto a España.