La Alianza Fuerza Nacional (AFN) del exprimer ministro libio Mahmud Yibril consiguió 39 de los 80 escaños reservados a los partidos políticos en el nuevo Parlamento libio, en las elecciones celebradas el pasado día 7, anunció hoy el presidente de la Comisión Suprema Electoral, Nuri al Abar.

Según los resultados, que no son definitivos, en segunda posición ha quedado el partido islámico moderado Justicia y Construcción, que ha conseguido 17 diputados.

Por detrás, y a mucha distancia de estas dos fuerzas políticas, las que más presencia tuvieron durante la campaña electoral, se ha situado el Frente Nacional, del opositor Mohamed al Maqrif, que contará con tres parlamentarios.

La AFN, que reúne a medio centenar de grupos de distintas corrientes y que evita ser clasificada como laica o liberal, ha logrado el 48,8 por ciento de los votos frente al 21,3 por ciento obtenido por el partido Justicia y Construcción (PJC), cercano a los Hermanos Musulmanes y liderado por Mohamed Sawan.

El pasado día 7 de julio tuvieron lugar los primeros comicios legislativos celebrados en Libia desde la caída del dictador Muamar al Gadafi, de los que saldrá el Consejo Nacional General, que estará formado por 200 legisladores, de los cuales 120 son independientes y 80 se presentaron por listas de partidos.

Precisamente, la alta presencia de candidatos independientes hace difícil una lectura global de los resultados para conocer qué fuerzas se impondrán en la nueva asamblea legislativa, que deberá elegir un presidente y formar Gobierno.

Ya el pasado lunes, coincidiendo con el adelanto de los primeros datos, Sawan hizo hincapié en el peso de los independientes en la cámara y dio a entender que su control dependerá de la capacidad de ambos grupos de atraerse la simpatía de estas personalidades locales independientes.

"Esperamos que los resultados finales traigan muchas sorpresas y que el escrutinio de los candidatos independientes depare grandes resultados al partido Justicia y Construcción", declaró entonces Sawan a EFE, antes de mostrar su convencimiento de que su grupo será uno de los principales de la nueva asamblea legislativa.

Los resultados se han ido desgranado parcialmente desde el pasado día 9 hasta, dos días después de los comicios.

De los doscientos legisladores, 33 son mujeres, 32 elegidas por las listas de partidos y una única diputada independiente, Amina Mahmud Tajij, elegida por la circunscripción de Bani Walid, situada en el este del país.

El presidente de la comisión electoral anunció que el índice final de participación había sido del 62 por ciento, e insistió en que más de 1,7 millones de libios, de los 2,8 registrados en el censo electoral, habían ejercido su derecho a voto.

A partir de ahora se abre un periodo de reclamaciones que durará cinco días. Posteriormente, los tribunales tendrán otros cinco días para resolver las apelaciones y en un máximo de 14 de días se anunciaran los resultado definitivos, según explicó Al Abar.

Entonces comenzará el proceso de traspaso de competencias entre en Consejo Nacional de Transición (CNT), máxima autoridad desde el estallido en febrero de 2011 de la revuelta popular que acabó con el régimen de Gadafi, al nuevo Consejo Nacional General.

Al Abar insistió durante su comparecencia en que las elecciones han sido un éxito.

"Intentamos con toda sinceridad hacer realidad el sueño de unas elecciones (...) para alcanzar un nuevo hito, una democracia de acuerdo con los valores árabes e islámicos", concluyó el presidente de la comisión.