El mediador internacional para Siria, Kofi Annan, y los dirigentes rusos defendieron hoy que aún es posible alcanzar un compromiso en el Consejo de Seguridad de la ONU, que debe decidir antes del viernes si prorroga o no el mandato de la misión de observadores en ese país árabe.

"Esperamos que los miembros del Consejo de Seguridad encuentren una fórmula aceptable para todos", dijo Annan en una comparecencia de prensa con el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, al término de unas conversaciones en el Kremlin en las que tomó parte el presidente de Rusia, Vladímir Putin.

El mediador agregó: "Confío en que el Consejo emita un mensaje claro de que los asesinatos deben terminar y de que la situación en el terreno es intolerable".

"Alcanzamos un difícil consenso en (la conferencia de paz de) Ginebra y no veo razones para que no podamos hacerlo en el Consejo de Seguridad. Estamos dispuestos a ello", aseguró por su parte el jefe de la diplomacia rusa.

Las consultas de Annan en Moscú coinciden con un recrudecimiento de los combates en Damasco entre las tropas del régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, y la oposición armada.

El enviado especial de la ONU para Siria declaró que hay que centrarse "en las medidas que se deben tomar para poner fin a la violencia y a las matanzas" en el país árabe.

La comunidad internacional se debate en estos momentos en la ONU entre la opción occidental de amenazar con sanciones a Asad si no cumple con el plan de paz de Annan, o prorrogar sin condiciones el mandato de la misión internacional de observadores de la ONU, como propone Rusia.

Annan llegó ayer, lunes, a Moscú para buscar apoyos a la labor de los 300 observadores ante una nueva escalada de la violencia y el creciente escepticismo de la oposición armada siria, los países de la región y las potencias occidentales.

Estados Unidos y sus aliados han presentado un proyecto de resolución ante el Consejo de Seguridad que incluye amenazas de sanciones, e incluso la intervención externa en aplicación del artículo 7 de la Carta de Naciones Unidas, si Damasco no se atiene inmediatamente a los seis puntos del plan de paz de Annan.

Moscú, en cambio, aboga por la prórroga del mandato e incluso por ampliar las competencias de la misión de la ONU, a la par que rechaza rotundamente cualquier alusión a sanciones al régimen sirio.

Esta postura de Rusia, compartida por China, se traducirá en un veto a cualquier resolución del Consejo de Seguridad que contenga amenazas de sanciones contra las autoridades sirias, recalcó hoy el embajador ruso ante la ONU, Valeri Churkin.

Mientras, Putin afirmó al inicio de las consultas en el Kremlin que Rusia hará todo lo que esté en su mano para respaldar los esfuerzos de Annan en la búsqueda de una solución pacífica al conflicto.

"Desde el comienzo mismo, desde sus primeros pasos como enviado especial del secretario general de la ONU y de la Liga Árabe, hemos apoyado y apoyamos sus esfuerzos por restablecer la paz civil (en Siria)", dijo el presidente ruso al inicio de la reunión.

El mediador internacional, por su parte, indicó que su visita a Moscú se produce en un momento en que la situación en Siria se encuentra en "un punto de inflexión, en una encrucijada".

Desde hace dos días, los rebeldes luchan contra los leales al régimen de Asad en diversos barrios de la capital siria y, según la oposición, los choques armados han llegado incluso a algunos sectores del centro de la ciudad.

Annan ya se reunió en la víspera con el titular de Exteriores ruso en su segundo viaje a Moscú desde que fue nombrado representante de Naciones Unidas y de la Liga Árabe para Siria.

En ese primer encuentro Lavrov expuso las propuestas que Moscú llevará estos días a Nueva York, donde el Consejo de Seguridad decidirá sobre el futuro de la misión de observadores en Siria.

Rusia desea que la misión de la ONU no se limite sólo a observar, sino que participe activamente en las labores de mediación sobre el terreno para lograr el fin de los combates.

Moscú propone que sean los observadores internacionales quienes reciban el mandato para negociar con las partes el cese del fuego y la retirada simultánea de tropas pueblo por pueblo.

HASH(0x906d518)

Por Ignacio Ortega