Kansai Electric Power (KEPCO), operadora de la central nuclear de Oi (centro), reanudará hoy por la noche la unidad número 4 de la planta, con lo que se convertirá en el segundo reactor que retoma su actividad tras el parón atómico provocado por la crisis en Fukushima.

El reactor 4 de Oi, capaz de generar 1,18 millones de kilovatios, será puesto en marcha durante la noche, comenzará a generar energía el sábado y estará plenamente operativo el próximo 25 de julio, detalló la agencia local Kyodo.

KEPCO ya reactivó el pasado 1 de julio la unidad número 3 de Oi, que entró en pleno funcionamiento el 9 de julio, con lo que puso fin al apagón nuclear en el que se encontraba el archipiélago desde el 5 de mayo.

La reactivación de ambos reactores en la central nuclear de Oi se produce después de que el Gobierno diese la orden de reanudar la actividad ante la posibilidad de que la región de Kansai, donde se sitúa la planta, pudiera sufrir apagones ante la falta de generación atómica y el incremento de la demanda durante el caluroso verano.

La unidad 4 de Oi se detuvo hace casi un año para pasar la revisión rutinaria que estipula la ley aunque, al igual que el resto de 54 reactores del país, quedó desconectado para pasar unas pruebas obligatorias que garantizan su seguridad ante catástrofes naturales como la que provocó en Fukushima el tsunami de marzo de 2011.

Antes del accidente en la central de Fukushima, el país obtenía cerca del 30 por ciento de su electricidad de las plantas nucleares, por lo que su paralización de todos los reactores obligó a aumentar la actividad en las centrales térmicas y a incrementar las importaciones de hidrocarburos.

La reanudación de la actividad nuclear en Japón ha provocado muchas manifestaciones, como la que tuvo lugar este lunes en Tokio, donde entre 130.000 y 160.000 personas, según los organizadores, pidieron con una gran marcha el fin de la energía atómica en el país.

La jornada sirvió también para recoger firmas para instar al Gobierno a la desnuclearización del archipiélago, crear "una sociedad sostenible y pacífica" o cambiar su política energética, entre otras peticiones, y contó con la participación de intelectuales como el premio Nobel de literatura Kenzaburo Oe.