La actriz y activista Jada Pinkett Smith pidió al Congreso que intensifique la lucha contra el tráfico de personas en Estados Unidos y el extranjero.

Pinkett Smith testificó el martes durante una audiencia de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, que planea lanzar una campaña para concientizar sobre este problema y llevar a acciones contra la trata y la esclavitud. La actriz reconoció que fue su hija de 11 años, Willow, quien le hizo conocer esta problemática.

Willow y el esposo de la actriz, el actor Will Smith, estuvieron presentes durante el testimonio de Pinkett Smith.

La actriz dijo que la esclavitud "nos quita lo que más valoramos, nuestra libertad".