La Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile (ANFP) abrirá una investigación para indagar eventuales nexos entre los dirigentes y la barra brava del Colo Colo, después del asesinato de un hincha en una pelea entre barristas del mismo club el pasado domingo.

El presidente del club albo, Carlos Tapia, será citado está semana para que clarifique si existen conexiones entre los dirigentes del club y los miembros de la 'Garra Blanca', la barra brava del Colo Colo, dijeron hoy fuentes de ANFP a medios locales.

Dicha investigación comienza tras la muerte el pasado domingo de Francisco Javier Figueroa Muñoz, de 27 años, en una pelea entre facciones de la 'Garra Blanca' durante el entretiempo del partido que Colo Colo empató 1-1 con el O'Higgins, jugado en la ciudad de Rancagua, a 90 kilómetros al sur de Santiago.

Figueroa Muñoz, alias 'Mero Mero', recibió ocho cuchilladas en el tórax, abdomen, espalda y glúteos, hasta ser arrojado en el jardín de una casa situada a dos cuadras del estadio 'El Teniente', donde se disputó el encuentro, correspondiente a la segunda jornada del torneo chileno de Clausura.

La víctima era uno de los cabecillas de una facción conocida como 'Los Spectros', grupo que lucha por el control de la 'Garra Blanca' con la "Coordinación, de un grupo encabezado por el actual líder de la barra, Francisco Muñoz, alias 'Pancho Malo'".

Según las indagaciones de la Policía de Investigación (PDI), el asesinato de 'Mero Mero' se debió a un ajuste de cuentas entre miembros de ambas facciones.

Ante este suceso, la ANFP pretende investigar si existe alguna relación entre los actuales dirigentes del club y la barra brava.

En caso de que se confirmaran los nexos, el club albo se arriesga a duras sanciones que van desde la penalización de puntos en el campeonato local, hasta la pérdida automática de la categoría, según el nuevo Código de Procedimientos y Penalidades de la ANFP.

Se da el caso que en 1999, el actual presidente de Colo Colo, Carlos Tapia, formó parte de la directiva que oficializó la relación de la barra brava con la institución.

Asimismo, el asesinato de 'Mero Mero' pone en duda la efectividad del plan "Estadio Seguro", proyecto con el que el Gobierno chileno pretende erradicar la violencia que se vive en los estadios.

De hecho, el Congreso chileno anunció que citará al jefe del "Estadio Seguro", Cristian Barra, para que explique las circunstancias del asesinato del hincha de Colo Colo.

"Lo vivido en Rancagua es absolutamente lamentable, por el hecho de que muera un hincha del fútbol en manos de un delincuente que portaba su misma camiseta; esto va en la línea contraria de lo que estamos buscando", dijo el presidente de la Comisión de Deportes del Congreso, Celso Morales.

Más contundente se mostró hoy el diputado de la oposición Matías Walker, que en declaraciones a Radio Cooperativa manifestó la necesidad que la Ley de Violencia en los estadios sea reformada con el fin de que los dirigentes de los clubes tengan responsabilidad en los hechos de este tipo.

"En enero de 2011 presentamos un proyecto que perfecciona la actual Ley de Violencia, basada en la que se aplicó en España, y que hace énfasis en la responsabilidad de los dirigentes por los hechos de violencia de las barras", argumentó Walker.