La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, arribó hoy a la ciudad boliviana de Cochabamba para dialogar mañana con su homólogo de Bolivia, Evo Morales, sobre la relación energética y para honrar a heroínas de la independencia nacional.

La mandataria argentina, que arribó a las 17.10 hora local (21.10 GMT), fue recibida por el ministro boliviano de Exteriores, David Choquehuanca, en el aeropuerto Jorge Wilstermann, donde recibió honores militares.

Fernández en una breve declaración dijo a los medios que está muy contenta de visitar Bolivia y anunció que en las próximas horas se reunirá con Morales, quien le hará un homenaje en una cena.

Acompaña a la presidenta una comisión compuesta por el canciller Héctor Timerman, el ministro de Planificación, Julio De Vido; el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, y el subsecretario de Coordinación y Gestión del ministerio de Planificación, Roberto Baratta.

Ambos gobiernos confirmaron que hablarán sobre su relación energética por la venta de gas boliviano al mercado argentino, aunque discreparon sobre qué temas serán tocados puntualmente.

El nuevo embajador argentino en Bolivia, Ariel Basterio, dijo que se analizará un nuevo precio para el hidrocarburo importado por su país, mientras que el ministro boliviano de Hidrocarburos, Juan José Sosa, negó tal cosa y agregó que se hablará sobre exploraciones y la posible venta de gas licuado de petróleo a esa nación.

Tras Brasil, Argentina es el segundo cliente del gas natural boliviano, el principal producto de exportación del país andino.

Bolivia actualmente exporta hacia Argentina más de 13 millones de metros cúbicos diarios de gas, volumen que debe incrementarse hasta los 27,7 millones en 2017.

La principal reunión de los mandatarios se realizará mañana en un hotel de Cochabamba y después Fernández visitará el monumento a las Heroínas de la Coronilla, un grupo de mujeres que en 1812 resistió a las tropas españolas durante la guerra de independencia.