Expertos de Estados Unidos, Latinoamérica y España debatieron hoy en San Salvador sobre las amenazas y las estrategias de protección de la tortuga carey, que está en peligro de extinción.

El Primer Foro Regional de la Tortuga Carey tuvo como propósito "mejorar la gestión que se ha hecho" para proteger a esta especie, dijo a Efe la directora de Gobernanza Ambiental y Patrimonio Natural del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) de El Salvador, Manlia Romero.

"La idea ha sido conocer sobre experiencias de expertos internacionales en temas que inciden en las conservación de las tortugas marinas, desarrollo local y turístico", añadió.

Durante el foro se analizó información sobre la presencia de la tortuga carey en el Pacífico Oriental, desde Estados Unidos hasta Suramérica, área en la que El Salvador es considerado como el principal país de anidación de la especie.

También se debatió sobre las amenazas que enfrenta la tortuga carey y los proyectos de protección que se desarrollan en El Salvador y Nicaragua, los dos países que concentran la mayoría de los 500 ejemplares que quedan en el Pacífico Oriental.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) clasifica a la tortuga carey como una especie en "peligro crítico de extinción", subrayaron los expertos durante el foro.

Romero, quien inauguró el encuentro, apuntó que el MARN y otras entidades del Gobierno trabajan "con las comunidades para concienciar" a los pobladores acerca de "la conservación de la tortuga carey y del resto de especies que anidan en las costas salvadoreñas".

Entre otras actividades, se ha incorporado a las comunidades costeras a las tareas de protección de los nidos de las tortugas para evitar su saqueo, añadió.

"El papel que las comunidades costeras juegan en la protección de las tortugas es muy alto", subrayó.

Recordó que El Salvador mantiene desde 2009 una veda permanente del aprovechamiento de huevos y demás productos de las cuatro especies de tortugas que habitan en sus costas: carey, baule, golfina y prieta.

Por su parte, el experto español de la red internacional Iniciativa Carey del Pacífico (ICAPO) David Melero manifestó a Efe que para la tortuga carey, "como para la mayoría de especies en peligro de extinción, el mayor depredador directa o indirectamente es el ser humano".

Por tal razón, "nuestras iniciativas y estrategias tienen que ir dirigidas a trabajar en conjunto con el ser humano", agregó.

Melero es el responsable de un proyecto que la ICAPO desarrolla desde hace unos cuatro años para proteger los principales puntos de anidación de la tortuga carey en Centroamérica: la bahía de Jiquilisco en El Salvador y el estero Padre Ramos en Nicaragua.

El foro celebrado en El Salvador fue auspiciado por la ICAPO, el MARN, la Secretaría de Cultura y varios centros científicos y universidades de Estados Unidos.

Además, como etapa culminante, mañana serán lanzadas a la bahía de Jiquilisco tres tortugas carey con sistemas de seguimiento por satélite como parte de un estudio para vigilar sus hábitos.