Dos incendios descontrolados en las Islas Canarias amenazaban el martes dos parques naturales del archipiélago turístico más importante de España, en la costa occidental africana.

En la isla de Tenerife las llamas ocupaban un perímetro de hasta 3.000 hectáreas en una zona escarpada y de difícil acceso y amenazaban con entrar en el parque que rodea al volcán Teide, dijo Carmina Lorenzo, portavoz del servicio de Emergencias en Canarias.

Un grupo de 64 vecinos de pequeños municipios del interior de la isla fueron evacuados por la amenaza del fuego, que de momento está localizado lejos de las zonas más turísticas de la costa, en la que veranean miles de turistas europeos.

Hasta 800 efectivos entre policías, miembros de la Unidad Militar de Emergencias, así como tres hidroaviones y cinco helicópteros trabajaban para sofocar el incendio.

En la vecina isla de La Palma, las llamas afectaban a 500 hectáreas, muy cerca del parque natural de la Caldera de Taburiente, uno de los más conocidos del país.

Hasta 300 personas y cuatro helicópteros intentaban controlar el incendio que obligó a desalojar a 160 habitantes de La Palma.

El presidente del gobierno canario, Paulino Rivero, se mostró optimista sobre las labores de extinción tras haber amainado el viento que avivó el fuego el lunes.

"Las razones del optimismo es que no hay viento y los medios aéreos están dando resultados", señaló Rivero.