Durante casi 40 años, Angelita no ha dejado de suministrar paquetes a sus familiares en Cuba. No ha podido comprarse una casa en Estados Unidos; no sabe lo que es conducir un auto nuevo; nunca ha vestido una ropa de marca y en los ardientes veranos del sur de la Florida quita el aire acondicionado para no pagar más por el consumo eléctrico. Trabaja en una fábrica de ropa en el noroeste de Miami, y gana siete dólares por hora.

Todos los esfuerzos de Angelita son para ahorrar dinero y envíarselo mensualmente a los suyos en la isla.

Lea más en Huffington Voces

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino