El presidente de Túnez, Monsef Marzuki, admite que solo se recuperará una "pequeña parte" de la fortuna del expresidente del país Zine El Abidine Ben Alí, según declaró a una radio de Francia, donde se encuentra en visita oficial.

"No nos hacemos muchas ilusiones. Va a llevar tiempo, no vamos a recuperar posiblemente más que una pequeña parte", dijo Marzuki a la emisora Radio France Internationale (RFI), aunque insistió en que las autoridades tunecinas siguen empeñadas en el asunto.

"Estaremos siempre detrás de ellos, removeremos cielo y tierra. Nunca podrán beneficiarse tranquilamente de ese dinero robado a un pueblo pobre", aseguró el presidente Marzuki, que hoy tiene previsto reunirse con el presidente francés, François Hollande.

El presidente tunecino reconoció que Suiza "fue el primer país que nos dijo que tenemos dinero, pero nos dieron una cifra de 60 millones de dólares, lo que consideramos muy poco".

"Por mi parte, no puedo adelantar ninguna cantidad. Esa gente es especialista en eso, no solamente roban, sino que no dejan ni rastro de ello (...) Creo que no se cifra en millones, sino en miles de millones de dólares", agregó Marzuki.

"La depredación en Túnez fue sistemática entre Ben Ali, su mujer, su yerno, una banda de mafiosos que desangró literalmente al país", añadió.

En 2011 Suiza comunicó a las autoridades tunecinas su disposición a cooperar con Túnez para la recuperación de los bienes de Ben Alí y de su familia que se encuentran inmovilizados en bancos suizos.

Inmediatamente después de la salida del país de Ben Alí, en enero del año pasado, Suiza anunció que inmovilizaría durante tres años los bienes del expresidente y sus allegados.