El presidente del Consejo de la Judicatura de Ecuador, Paulo Rodríguez, afirmó hoy en Washington que la reforma judicial aprobada por los ecuatorianos en mayo de 2011 ha logrado en corto tiempo grandes "avances", pero advirtió de que "hay actores políticos que quieren torpedearla".

"Ecuador está volviendo a conseguir un Estado estructurado, más sólido... el ámbito de la Justicia no podía estar ajeno, necesitábamos profundizar cambios en la administración de justicia, y esta reforma ha registrado avances", dijo en entrevista con Efe Rodríguez, en su segundo día de visita a la capital estadounidense.

"Hay actores políticos que pretenden deslegitimar el proceso (de reforma), que quieren torpedearla, y eso no es saludable. Pero estamos en un año preelectoral, habrá elecciones presidenciales el próximo año (...) y a algunos políticos les gusta estar presentes en los medios de comunicación", afirmó Rodríguez, aunque no precisó nombres.

"Las evidencias (del proceso de reforma) son más que suficientes para contrarrestar a quienes buscan la palestra política con fines electorales. Radico una invitación a quienes tengan preguntas, que vengan al país y vean los notables avances de la profundización de las reformas", enfatizó el funcionario.

El titular del Consejo de la Judicatura viajó a Washington para ofrecer un balance del proceso de reestructuración del sistema de justicia, aprobado en una consulta popular el 7 de mayo de 2011.

Desde su llegada a Washington el lunes, Rodríguez se ha reunido con representantes de la Asociación Americana de Abogados (ABA), la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Banco Interamericano de Desarrollo, entre otros.

En cada foro "nos han felicitado" y "no ha habido ningún observador que encontrara algo más integral que lo que está haciendo Ecuador... nos han dicho que están dispuestos a colaborar y que apoyan el sistemizar el caso ecuatoriano y replicarlo en otros países de la región", argumentó Rodríguez.

Agregó que la aplicación de la reforma judicial, impulsada por el presidente Rafael Correa, lleva un costo de unos 400 millones de dólares hasta enero de 2013.

La reforma, que abarca centenares de programas en seis ejes de gestión, se produjo en unos momentos en que aumenta la alarma por la violencia en Ecuador, parte de la cual está vinculada con el narcotráfico en el país andino.

Se calcula que el 80 % de los delitos no se denuncia en Ecuador pero, según Rodríguez, la reforma judicial, que permitió establecer "unidades para (el manejo de) delitos aberrantes", busca "facilitar las condiciones de acceso a la justicia" con equidad, para procesar a los autores de los delitos y así "combatir la impunidad".

Asimismo, Rodríguez rechazó las críticas de que la reforma judicial es insuficiente y que Correa busca influir en la justicia y acumular más poder.

"Creo que eso no es cierto de ninguna manera, no comparto en absoluto esa idea... en Ecuador, por ejemplo, los jueces del Tribunal Supremo se escogen por concurso público, en un proceso transparente. No hay manera más directa que el proceso que hemos llevado en Ecuador", remarcó Rodríguez.

Sin embargo, consideró que un reto fundamental del Gobierno es "dar a conocer los avances y metas de la reforma -algo que la propia ciudadanía ha apoyado-, porque a veces las informaciones no son suficientemente objetivas".

Preguntado sobre las declaraciones del viernes pasado del jurista español Baltasar Garzón de que la mayoría de las edificaciones judiciales de Ecuador es "inadecuada", Rodríguez respondió: "sus declaraciones han sido descontextualizadas".

Garzón viajó juntos a otros veedores a distintas provincias de Ecuador para evaluar el modelo de gestión e infraestructuras de la función Judicial y, según Rodríguez, sus observaciones más bien "justifican la inversión en la creación o adecuación de las judicaturas", porque "las condiciones anteriores (a la reforma) eran precarias".

Según Rodríguez, desde la puesta en marcha de la reforma se han establecido 40 nuevas judicaturas y se prevén otras 40 para fines de año. Además, hay planes para otras 80 en 2013 y 2014.

Rodríguez viajará mañana por la tarde a Nueva York, donde tiene previsto reunirse con la comunidad ecuatoriana para explicar los avances de la reforma judicial, y regresará a Ecuador el sábado próximo.