Un juez del norte de Colombia impuso una condena individual de veinte años de prisión a seis militares que confesaron haber asesinado y presentado como rebeldes muertos en combate a dos civiles, informaron hoy fuentes judiciales en Bogotá.

Los militares admitieron su responsabilidad en los homicidios de Abraham Elías Geney Lora y Alejandro David Torres Simanca en hechos registrados el 8 de agosto de 2007 en la zona rural de Sincé, localidad del departamento caribeño de Sucre.

En un comunicado, la Fiscalía General precisó que los implicados presentaron a ambos civiles "como integrantes de un grupo armado ilegal".

La investigación del caso fue asumida por un fiscal de derechos humanos y derecho internacional humanitario que demostró que Lora y Torres no eran rebeldes, por lo que acusó a los militares por "homicidio agravado múltiple".

Los seis admitieron que fueron coautores de este crimen durante una diligencia de formulación de cargos realizada en Sincé y, después de un proceso abreviado, el juez de la localidad condenó a cada uno de ellos a veinte años de prisión, según la misma fuente.

El caso de estos civiles hace parte de una práctica que en Colombia se conoce como "falsos positivos", de muerte de civiles a manos de militares que los reportan como rebeldes caídos en combate para mostrar resultados ante sus superiores y obtener beneficios.

La Fiscalía colombiana ha documentado más de 2.000 casos de esta naturaleza, con los que ha vinculado a cerca de 1.500 militares.