Más allá de una vuelta en sentido contrario hecha por un conductor de autobús, una publicación sarcástica en Twitter hecha por un atleta estadounidense, algunos sitios anegados y una batalla para encontrar suficientes guardias de seguridad, los organizadores insisten que todo marcha bien en los Juegos Olímpicos de Londres a menos de dos semanas de la ceremonia de inauguración.

Sin embargo, el martes tuvieron que poner su mejor cara ante la debacle de seguridad en desarrollo — además de otras preocupaciones — que aqueja a los Juegos, que arrancan en 10 días.

"Pongamos esto en perspectiva", dijo ante periodistas Sebastian Coe, presidente del comité organizador de los Juegos. "Esto no tiene, ni tendrá, impacto alguno sobre la seguridad de estos Juegos, que por supuesto es nuestra prioridad número uno".

Sin embargo, sus esfuerzos se vieron minados en el Parlamento, donde el director general del grupo de seguridad G4S reconoció que el fracaso de su empresa para contratar suficiente personal para los Juegos Olímpicos había avergonzado a toda la nación.

Cerca de 3.500 soldados británicos adicionales — incluyendo algunos que recién regresaban de Afganistán — fueron emplazados para solucionar el problema de último minuto.

El jefe de G4S, Nick Buckles, reconoció su culpa mientras era cuestionado por legisladores británicos en un testimonio que fue transmitido en vivo.

"Es un desastre humillante para el país, ¿o no?", cuestionó el legislador David Winnick.

"No puedo diferir con usted", respondió Buckles.

Sin embargo, Buckles fue presionado para que explicara por qué la compañía no había avisado a las autoridades sino hasta que faltaban dos semanas para la inauguración de los Juegos que su trabajo de reclutamiento no había sido adecuado.

Sin embargo, la empresa pagará por sus errores. G4S dijo que espera una pérdida de entre 35 millones y 50 millones de libras (entre 54 millones y 78 millones de dólares) por el contrato, lo que equivale a un 12% de sus ganancias anuales.

Un día antes, un chofer que transportaba atletas olímpicos desde aeropuerto tomó la ruta equivocada y se extravió.

El vallista estadounidense Kerron Clement tuiteó que el autobús que lo llevaba del aeropuerto Heathrow hacia la villa de atletas estuvo cuatro horas perdido.

Coe indicó que el viaje de autobús de Clement en realidad demoró dos horas y media, y señaló que la mayoría de los atletas llegaron a sus destinos sin problemas.

"El 98% de estos viajes se realizan sin ningún problema", afirmó.

___

El periodista de AP Sports Rob Harris contribuyó con este despacho.