La policía investiga la denuncia de una mujer nigeriana que supuestamente habría sido violada y agredida por un funcionario de la embajada de ese país africano cuando se encontraba en la residencia del embajador, informaron el martes las autoridades.

Según la denuncia formulada el sábado por la supuesta víctima, un funcionario de la embajada, de nacionalidad nigeriana, la habría obligado a mantener relaciones sexuales. La mujer, cuya identidad no trascendió, dijo a la policía que amenazó con denunciarlo a las autoridades, tras lo cual fue agredida físicamente.

"Ella formuló la denuncia el sábado y fue enviada al Instituto Médico Legal para una evaluación física", comentó a The Associated Press un agente de la Policía Civil. "La agresión física fue comprobada y la denuncia de violación está siendo investigada", agregó el agente que pidió no revelar su nombre por no estar autorizado a hablar con la prensa.

La embajada de Nigeria en Brasilia dijo en un comunicado enviado a AP y otros medios de prensa que abrió una investigación sobre el caso y que aguarda el resultado de la acción policial.

"La embajada aclara que respeta las leyes de Brasil y no está interesada en proteger a quien esté envuelto en el incidente. Además, la embajada hará todo lo posible para cooperar con la policía", señaló el comunicado.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil confirmó que recibió el informe policial de la denuncia y verificó que el funcionario acusado, cuyo nombre no fue divulgado, no goza de inmunidad diplomática, por lo cual se le aplicará la ley brasileña.

Bajo la legislación de Brasil, la agresión corporal es sancionada con pena de tres meses a un año de prisión mientras que la violación tiene un castigo de seis a diez años de reclusión.

Según el relato de la mujer, ella había sido invitada a alojarse en la embajada de Nigeria en Brasilia junto con su hija de seis años y estuvo radicada allí durante cuatro meses.

La mujer dijo a la policía que después de ser agredida comentó el caso con el embajador nigeriano Vincent Okoedion, quien le habría dicho que no podía hacer nada y le sugirió abandonar la residencia.

El agente policial comentó que un equipo de la Policía Civil fue a la residencia del embajador la noche del sábado para hablar con la persona acusada, pero que le informaron que no serían atendidos porque era hora de descanso.