La aerolínea privada AeroSur, que está a punto de quebrar debido a sus abultadas deudas con el estado, perdió dos licencias vitales para su funcionamiento, informó el martes el gobierno boliviano.

Las deudas de AeroSur superan los 100 millones de dólares, incluyendo impuestos al Estado y más de cinco meses de salarios de sus 1.200 trabajadores.

"La solicitud de permiso para suspensión de vuelos no es viable porque es prerrequisito de que tenga el permiso de la Dirección de Aeronáutica Civil (DGAC), el cual se le ha caducado", informó Cliford Paravicini, director de la Autoridad de Regulación de Telecomunicaciones y Transportes (ATT), dependiente del gobierno, en rueda de prensa.

Paravicini anunció oficialmente que el miércoles harán la denuncia por "quiebra fraudulenta" a los accionistas y propietarios de la empresa con el apoyo de 244 empleados.

La semana pasada, la Dirección de Aeronáutica Civil (DGAC), informó que a AeroSur se le venció la licencia de operaciones porque no presentaron una documentación actual. La licencia debe ser renovada cada cinco años.

Otra licencia, que otorga la ATT, venció el 11 de julio. AeroSur pidió un plazo mayor, pero al caducar su permiso de operaciones, le negaron la solicitud.

AeroSur, que intenta salvarse de la quiebra, presentó por tercera vez un plan de salvataje junto con el inversionista estadounidense Willian Petty, el cual, nuevamente fue negado por el gobierno.

El empresario minero estadounidense se comprometió a invertir inicialmente 15 millones de dólares para que AeroSur vuelva a volar, monto que el gobierno declaró "insuficiente"

Poco después, Petty aumentó su inversión a 20 millones de dólares, pero aún así no es viable, dijo Paravicini.

"Han presentado una serie de planes pero en los propietarios no hay ningún interés de recuperar a su empresa nunca se han presentado a defender argumentar o apoyar este plan", aseguró Paravicini.